Reunión del Consejo de Salud de Área de Segovia celebrada en la Delegación de la Junta. / E. A.
Publicidad

El Servicio Territorial de Sanidad ha distribuido a todos los centros de vacunación de la provincia la vacuna frente al meningococo B a lo largo del mes de mayo, y desde el 1 de junio se está aplicando a los lactantes nacidos en 2019. La medida ha entrado en la última modificación del Calendario de Vacunaciones Sistemáticas a lo largo de la vida de las personas en Castilla y León, según se puso de manifiesto ayer en la reunión del Consejo de Salud de Área de Segovia. La reunión se ha celebrado bajo la presidencia del delegado territorial, Javier López-Escobar, con la asistencia del jefe del Servicio Territorial de Sanidad, César Montarelo; Alfredo Maín, de la Gerencia de Asistencia Sanitaria; el presidente del Colegio Oficial de Médicos, Enrique Guilabert; y representantes de sindicatos, organizaciones de empresarios y consumidores.

Hasta ahora, la vacunación frente al meningococo serogrupo B se ha limitado en el Sistema Nacional de Salud a determinados grupos de riesgo y la Junta de Castilla y León ha querido extender esta protección al conjunto de la población infantil, dado el peso creciente de este serogrupo, ha remarcado César Montarelo.

Además, esta vacunación ha sido recomendada por diversas sociedades científicas y, con carácter general, por la mayor parte de los pediatras. Esta recomendación ha tenido como consecuencia la vacunación, de forma privada, de muchos menores; concretamente las coberturas registradas en Castilla y León (51,1 %) son superiores a la media nacional (37,3 %). El coste de la vacunación frente a la meningitis B para las familias estaba generando una situación de desigualdad y de inequidad, ya que las de menor poder adquisitivo no podían acceder a ella, lo que generaba una menor protección frente a una enfermedad inmunoprevenible en los lactantes de familias con menores recursos.

Por estos motivos, conociendo la evidencia científica disponible y los condicionantes sociales existentes, se ha introducido la vacuna frente a la enfermedad meningocócica invasiva por serogrupo B a los tres, cinco y doce meses.

Además de esta importante modificación, también en 2019 el calendario de vacunación incluye por primera vez vacunas recomendadas a lo largo de toda la vida y no solo en la infancia. En este sentido, entre los 15 y los 64 años, se prestará especial atención a las personas susceptibles a sarampión, rubeola, parotiditis o varicela, que no hayan pasado estas enfermedades y no estén correctamente vacunadas, para que reciban la vacuna o completen la pauta de vacunación.

Cuello de útero

También se han introducido cambios en el programa de detección precoz del cáncer de cuello de útero, que desarrolla la Consejería de Sanidad. Hasta ahora, la participación en el programa se ofrecía a las mujeres de entre 25 y 64 años cuando acudían al ginecólogo, y ahora amplía su cobertura y pasa a ser ‘poblacional’, lo que significa que se invita a participar a todas las mujeres entre 25 y 65 años, contactando por carta con todas ellas de forma escalonada por grupos de edad.

El cáncer de cuello de útero es un tumor de crecimiento lento que se desarrolla en el útero y al principio no produce síntomas. La mayoría de las veces las lesiones se pueden diagnosticar en un estadio precanceroso, lo que facilita un tratamiento a tiempo y su curación. El papel del programa de cribado o ‘screening’ es la detección precoz de lesiones preinvasivas y de cáncer mediante la realización de la prueba de cribado: citología cervical convencional.

Paliativos Domiciliarios

Desde la Gerencia de Asistencia Sanitaria se ha trasladado al Consejo de Salud de Segovia la información sobre la incorporación de un segundo Equipo de Soporte de Cuidados Paliativos Domiciliarios (ESCPD) en el Área de Salud de Segovia.

Los equipos de cuidados paliativos, en coordinación con los de Atención Primaria, participan en la atención a los pacientes con enfermedades crónicas en fases avanzadas, enfermedades oncológicas, no oncológicas y también las que afectan a los pacientes paliativos pediátricos. En este último ámbito, el Hospital General de Segovia cuenta con un plan para abordar los cuidados paliativos pediátricos que, con la incorporación de este nuevo equipo, avanza para generar un modelo asistencial que gire en torno a la Atención Primaria y que se apoye con recursos expertos en atención paliativa, que intervienen ante situaciones de alta complejidad para hacer frente a las especiales necesidades de los cuidados paliativos pediátricos, según informa la Delegación Territorial de la Junta.