San Quirce reparte premios

En la fiesta de su patrón, la Real Academia galardona a Marisa Duque y nombra académico honorario a Francisco Peralta

5

En un ambiente distendido y jovial, la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce celebró ayer la festividad de su patrón con un breve y sencillo acto en el que entregó un galardón María Luisa Duque y nombró académico honorario a Francisco Peralta.

Se trataba de festejar San Quirce, como advirtió de inicio el director de la Real Academia, Rafael Cantalejo, queriendo así justificar la falta de un protocolo para la ocasión. “Es una fiesta interna de la Real Academia”, explicó a los presentes, entre los que se encontraban, además de un nutrido grupo de académicos, representantes de diversas instituciones que colaboran de forma habitual con San Quirce y amigos de la institución.

Juan Luis García Hourcade, como secretario de la Real Academia, leyó el acta en el que se reconocía el apoyo brindado por María Luisa Duque, de restaurante Duque. Cantalejo argumentó, acto seguido, dicho galardón, revelando la “generosidad” de Duque, “a cambio de nada”, el pasado año con los participantes en el ‘Curso de Pintores Pensionados’ que organiza la Real Academia. De acuerdo a su relato, y aunque San Quirce recibe subvenciones para dicho Curso, “siempre nos falta algo de dinero para cubrir gastos”, y en 2015 Duque asumió la manutención de los jóvenes artistas, en un gesto que ayer quiso ser premiado por la Real Academia.

Duque recibió un pequeño busto de Antonio Machado, elaborado por José María García Moro, tomando como modelo la talla del poeta sevillano realizada por Emiliano Barral que se localiza en el jardín de la Casa Museo.

Con palabras sentidas, Duque agradeció el reconocimiento, asegurando que ella, siguiendo la lección de sus bisabuelos, los fundadores del establecimiento, hace 120 años, tiene por principio acoger con cariño a quien allí llega, y que lo que hizo en 2015 fue únicamente atender la petición de la Real Academia, de la que dijo estar a su entera disposición.

Seguidamente, se procedió a entregar un diploma de académico honorario de San Quirce al marionetista Francisco Peralta, en reconocimiento a “su destacado trabajo en favor de la cultura de Segovia”. Éste repasó a continuación su relación con la ciudad, desde su primera visita, en 1976, para participar en la Semana de Música de Cámara; su posterior trabajo, a partir de 1980, como profesor en la Casa de los Picos, en la que consideró “una etapa feliz” de su vida; acabando con la apertura, hace dos años, del Museo del Títere, en el Arco de Santiago, donde se recoge una selección de sus mejores obras.

Cerrado el capítulo de premios, el acto concluyó con un pequeño concierto, a cargo del acordeonista Cuco Pérez, no sin que antes Cantalejo pidiera a los presentes que rezaran a San Quirce pidiéndole que la Real Academia encuentre financiación para sus múltiples proyectos culturales.

La fiesta finalizó con un vino español en el restaurante La Péntola.