Publicidad

Pues un año más, San Lorenzo abre por fiestas. Las calles del barrio segoviano se transforman durante casi una semana en el sitio de recreo y diversión no solo de sus vecinos, sino de toda una ciudad atraída por el incomparable ambiente festivo que hace que estas fiestas sean las de mayor arraigo popular de la capital; quizá por encima de las de San Juan y San Pedro en este sentido.

Las peñas capitalizaron la jornada inaugural de las fiestas con un multitudinario y divertido desfile por las calles del barrio que arrancó desde la Alameda Mariano Contreras para  recorrer las calles del barrio acompañadas por la incansable y pegadiza música de la charanga ‘Jarra y Pedal’.  Casi dos horas de marcha por el barrio sirvió para impregnar las calles del ambiente festivo, donde las peñas exhibieron las pancartas que a modo de estandarte anuncian su llegada y su presencia en la fiesta; y donde hubo lugar también para la reivindicación en demanda de una ‘discomóvil’ que el programa festivo no ha podido contemplar por los impedimentos puestos a tal fin por las autoridades municipales.

En  la plaza de San Lorenzo, engalanada con guirnaldas y lianas, las peñas esperaban el inicio oficial de las fiestas con la presencia en el escenario cedido a tal fin por la orquesta ‘La Huella’ de la alcaldesa y los ediles del equipo de Gobierno, así como del Partido Popular, así como la reina y el rey de las fiestas y representantes de la comisión de fiestas y de la Asociación de Vecinos de San Lorenzo.

En medio de un ruido ensordecedor motivado por las protestas de varias peñas por la ausencia de ‘discomóvil’, la alcaldesa Clara Luquero pudo pronunciar unas breves palabras de saludo a los vecinos y peñistas, a los que deseó unas felices fiestas intentando poner la mejor de sus sonrisas ante la diatriba en forma de gritos y protestas que jalonó su intervención.

Mejor suerte corrió la pregonera, la geóloga Juana Vegas, que emocionada y nerviosa dio lectura a un breve y emotivo pregón en el que definió  a San Lorenzo como “un barrio de unión y de sentimiento”, para entremezclar en su intervención sus recuerdos y experiencias personales como vecina del barrio.

Así, señaló que en el barrio han surgido “los mejores hortelanos, panaderos, molineros, albañiles, carpinteros y sobre todo sus canteros, porque siendo hija de uno de ellos aprendí la geología con más salero”; y precisó que ahora “somos magos, ingenieros, pintores, informáticos, ceramistas, maestros, futbolistas, abogados, soldados… y una banda de cornetas”.

Vegas aseguró que en San Lorenzo “es donde mejor se canta, se come y se baila, aquí  viven los hombres más guapos y las mujeres más valientes, y estaremos empujando para que nuestros jóvenes y niños, que son nuestro mayor talento, mantengan la llama viva y disfrutemos siempre de San Lorenzo”. Asimismo, resaltó el papel de las peñas, cuyo esfuerzo “nos hace únicos, nos hace ser los primeros y que todo el mundo hable de nuestro barrio”, y glosó la evolución del programa festivo, sin olvidar las charangas, los encierros y la procesión, en la que “bailaremos con orgullo la jota”.

El  ‘viva San Lorenzo’ de rigor dio lugar al ya tradicional estallido de júbilo en forma de botellas de gaseosa y soda que refrescaron el caluroso ambiente, y que a modo de catarsis sirvió para continuar el programa festivo con la primera verbena a cargo de la orquesta ‘La Huella’ que terminó bien entrada la madrugada.