La procesión, ante la casa donde nació San Alfonso Rodríguez. / G.H.
La procesión, ante la casa donde nació San Alfonso Rodríguez. / G.H.
Publicidad

Acabados los fastos del cuarto centenario de la muerte de San Alfonso Rodríguez, el recuerdo de aquel santo sigue vivo en el barrio que le vio nacer, El Salvador, en buena medida gracias al trabajo un colectivo —la asociación ‘Amigos de San Alfonso Rodríguez— empeñada en divulgar la vida y obra de tan virtuoso segoviano.

Ayer, tras la misa de mediodía en El Salvador, hubo procesión con la imagen del santo, con acompañamiento de dulzaina y tamboril. Se bajó hasta la iglesia de San Justo, y desde allí la nutrida comitiva —en la que figuraban la concejala Marisa Delgado y el senador Juan Ramón Represa— se dirigió hasta la casa donde nació San Alfonso Rodríguez, en la Plaza de Día Sanz. Allí, el párroco de El Salvador se dirigió a los presentes para recordar una anécdota, la de que un matrimonio del barrio, Santiago y Rosario —ésta última, recientemente fallecida— tomó años atrás un ladrillo original de aquel edificio, regalándolo tiempo después al colegio jesuita de Palma de Mallorca donde San Alfonso ejerció de portero, cuando se llevó a cabo una suerte de ‘hermanamiento’ entre el barrio segoviano y la última morada del bendito.

La procesión continuó hasta la iglesia de El Salvador, a cuya puerta se subastaron los palos de las andas y, ya dentro de la iglesia, la colocación de la imagen en su pequeño altar.

Como ya es tradición, no podía faltar la limonada de Eugenio Uñón, si bien este año, por su delicado estado de salud, no fue él quien elaboró la exquisita bebida, pero sí dio las oportunas recomendaciones para que se efectuara siguiendo su secreta fórmula. De igual forma, también se repartieron los “alfonsines”, las pastas características de esta función, salidas del horno de pastelería ‘Anyú’.

‘Amigos de San Alfonso Rodríguez’ prosiguió la fiesta por la tarde, primero con una comida de hermandad, luego con actos variados y, para acabar, un chocolate con churros en San Justo.