AP-6-nieve
Peaje de la AP-6 con nieve desde hace una semana. / EFE
Publicidad

La delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro, aclaró ayer que no tiene “ningún tipo de inconveniente” en comparecer en las Cortes de Castilla y León para “clarificar” al ciudadano el trabajo realizado durante la gestión del temporal que dejó más de 3.000 vehículos atrapados el pasado fin de semana en la AP-6, al tiempo que insistió en recomendar a los conductores que “sigan” los consejos que, “a través de los múltiples canales de información” de los diferentes organismos, “se dan” en relación al nuevo frente que dejará nieve este fin de semana en la Comunidad.

Así lo señaló, en declaraciones recogidas por Europa Press, minutos antes de participar en la celebración del 194 aniversario de la fundación de la Policía Nacional. En este sentido, aseguró que, “durante todos los años que llevo en política”, nunca ha tenido “inconveniente” en “clarificar” al ciudadano “cómo se trabaja y cómo se hacen las cosas”.

Si bien evitó entrar en valorar las reacciones de los distintos grupos a la gestión del temporal que afectó el pasado fin de semana sobre todo a Segovia y Ávila, sí que incidió en que no tiene “inconveniente” en comparecer en las Cortes, aunque de momento no ha llegado a la Delegación ninguna petición en este sentido, según indicaron fuentes de la Institución.

CONSEJERO DE FOMENTO Por su parte, el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, no dudó al afirmar que el colapso vivido en la AP-6 el pasado sábado fue un hecho “inadmisible” para los miles de conductores que se vieron afectados por este suceso, si bien defendió en todo momento la “adecuada” respuesta de la Junta, para recordar que los problemas se dieron en carreteras de titularidad del Estado ya que, aunque sí hubo incidencias en las autonómicas, en estas no hubo problemas de inmovilización de vehículos.

Así lo aseguró Suárez-Quiñones en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, en la que el titular de Fomento y Medio Ambiente explicó un informe con los datos de las incidencias gestionadas por Protección Civil y el Servicio de Emergencias de Castilla y León 112 con motivo del “excepcional” episodio de nevadas “tanto en fechas como en horas” que se vivió desde el 5 de enero con especial incidencia durante los días 6 y 7 (sábado y domingo).

“La responsabilidad de la vialidad de las carreteras del Estado le corresponde al Estado”, aseveró el consejero, quien defendió la actuación de la Junta en materia de Protección Civil para atender con sus medios a las personas en situación de necesidad.

Para ello, la Junta habilitó cuatro centros como albergue de los que uno, el ubicado en el centro de formación del Ecyl en San Rafael (Segovia), “con una alta capacidad” no se tuvo que activar. En total, los otros tres centros acondicionados en el colegio público de San Rafael, una sala polivalente del Ayuntamiento de Villacastín y un edificio municipal de Arévalo (Ávila) atendieron a 335 personas que llegaron desde distintos puntos del embotellamiento en la AP-6.

“Se dio el soporte que en ese momento necesitaban”, afirmó el consejero, quien destacó la coordinación de los efectivos competencia de la Junta, al mismo tiempo que rechazó descargar responsabilidades fuera de sus competencias, si bien reconoció que el suceso de la AP-6 ha puesto de manifiesto la necesidad de mejorar la coordinación en esas infraestructuras de titularidad del Estado.

En este sentido, advirtió que la Junta no va a mantener una actitud neutra sino que se mantendrá vigilante, pendiente y exigente ante las mejoras de coordinación y de actuación en unas carreteras estatales que atraviesan el territorio de Castilla y León.

“Que se adopten las medidas necesarias para que esto no vuelva a ocurrir”, pidió Suárez-Quiñones, quien reconoció que no se puede estar satisfecho cuando los ciudadanos se han visto perjudicados cuando demandaban mejores prestaciones del servicio.

Abertis asegura que mantiene activo el dispositivo de seguridad vial en las autopistas

Autopistas, compañía del Grupo Abertis —empresa concesionaria de la AP-6, cuya actuación el pasado fin de semana durante el temporal está siendo muy cuestionado—, hizo ayer público un comunicado de prensa en el que afirma que “mantiene activo su dispositivo de seguridad vial ante el riesgo de nevadas en las autopistas que gestiona en el centro del país: AP-6 Villalba-Adanero, AP-61 San Rafael – Segovia, AP-51 Villacastín – Ávila y Ap-71 León – Astorga”.

Explican desde la empresa que “desde principios de semana la autopista AP-6 se encuentra totalmente restablecida tras la excepcional nevada del pasado fin de semana. Durante esta semana se ha estado trabajando intensamente en la limpieza de nieve en los márgenes de la autopista”.

“En total, el operativo moviliza a más de 200 profesionales y 40 máquinas quitanieves. Se están realizando ya los tratamientos de la calzada con sal y anticongelante con el objetivo de garantizar la seguridad ante situaciones climatológicas adversas. El dispositivo contempla, entre otras medidas, reforzar el personal en pista y adaptar la señalización en la vía y en las estaciones de peaje de Sanchidrián, Segovia y San Rafael para garantizar la seguridad de los conductores”, apuntan.

Dicho dispositivo, explica, se coordina desde Centro de Operaciones y Seguridad Vial de San Rafael, en Segovia, que monitoriza el tráfico de estas vías las 24 horas del día, los 365 días del año.

Asimismo, recuerda que la Agencia Estatal de Meteorología ha activado la alerta amarilla por nieve (nivel 3) el sábado y el domingo y se esperan temperaturas bajo cero y nevadas en las inmediaciones de Segovia y Madrid. Ante la meteorología adversa, Autopistas pone en marcha este dispositivo con el objetivo de garantizar la seguridad de los conductores, y aconseja extremar la precaución en la conducción y preparar con antelación los desplazamientos por carretera.