Sacyl mantiene la “discriminación” a las segovianas en la aplicación de la epidural

El Colegio de Médicos asegura que la dirección del Hospital General desoye las propuestas de mejora y apela a la implicación de los colectivos de mujeres para acabar con las limitaciones

8

La dirección del Hospital General no ha dado respuesta a las peticiones que desde hace más de un año realiza el Colegio de Médicos para acabar con la “discriminación” que sufren las segovianas en la aplicación de la anestesia epidural

y mantiene su administración condicionada a franjas horarias, según denuncia la organización profesional.

El presidente del Colegio de Médicos de Segovia, Enrique Guilabert Pérez, lanza un mensaje a las mujeres: “Si usted está embarazada y reside en Segovia, debería saber que no le conviene ponerse de parto por la tarde. No es ninguna superstición, es que, a partir de las tres de la tarde, es cuando, con mucha probabilidad, se le va a negar el disfrutar de un parto sin dolor”. Esta situación es un “agravio” para las segovianas porque en el resto de hospitales de las capitales de Castilla y León “el parto se realiza con analgesia prácticamente en el cien por cien de los casos”.

La diferencia radica en que mientras otros centros hospitalarios cuentan como mínimo con dos anestesistas día y noche, —uno para asistir a una urgencia, mientras otro se queda pendiente del bloque obstétrico—, en el de Segovia a partir de las tres de la tarde y hasta las ocho de la mañana del día siguiente tan solo se queda uno de guardia presencial para atender toda la actividad que se registre en el hospital, dando prioridad a las urgencias, por delante de otras labores como los partos. El centro cuenta con otro anestesista de guardia localizada, que no tiene que estar en el centro sanitario y que de acuerdo a las informaciones del colectivo profesional, “acude exclusivamente a las urgencias que así lo requieran, no teniendo obligación, según jurisprudencia, de asistir en los partos no complicados”.

En el estudio que ha realizado el colegio de Médicos con información del Servicio de Anestesia del hospital, se recuerda que esta situación se arrastra desde que en el año 2004 , por escasez de plantilla y para poder cubrir las necesidades asistenciales, se pasó a guardia localizada a uno de los anestesistas. Tras un período transitorio “se reincorporaron todos los miembros del servicio pero se mantuvo esta modalidad en detrimento de la atención continuada a pesar de las peticiones reiteradas del Servicio de Anestesia para volver a tener dos anestesistas de guardia”, recuerda Guilabert.

El Colegio de Médicos, que ha sido intermediario en numerosos intentos de solucionar esta situación, da fe de que se “han incumplido, una detrás de otra, todas las promesas que se nos han hecho”. Además, el colectivo médico reprocha que el gerente de Hospital que hace caso omiso a sus llamadas y “parece haber olvidado la dedicación y el empeño que hemos puesto desde el Colegio para solucionar este problema, dada la alta sensibilidad que tiene entre la ciudadanía”. Guilabert considera que se trata de una falta de deferencia a una institución importante como el Colegio de Médicos y de atención a una demanda social. “Nos parece mentira —dice el portavoz de la institución médica — que se pueda haber llegado a estas condiciones, cuando la solución es sencilla y cuenta con el apoyo del personal del Servicio de Anestesia, dispuesto a asumir las dos guardias y a mantener el nivel de prestación asistencial”. Asegura que hay recursos humanos suficientes y disponibilidad por parte de los profesionales para reorganizar el trabajo y garantizar plenamente una prestación que está incluida en la cartera del complejo segoviano desde el año 2.000.

Los médicos se niegan a admitir que haya permisividad y pasividad en las segovianas ante esta situación, como han podido descartar en las reuniones que han mantenido con asociaciones de mujeres de la provincia. “El problema es que, o bien desconocen que esto está ocurriendo y solo a aquellas que se encuentran en esa situación lo padecen, o que ignoran que hay otras alternativas”.

Hay que recordar que la anestesia epidural es voluntaria por parte de la mujer y las cifras de aplicación alcanzan el 80 por ciento en España, un porcentaje muy superior al de Segovia, que se mueve entre el 45 y el 60 por ciento.

Enrique Guilabert anuncia nuevos encuentros con asociaciones de mujeres de Segovia para mostrar que el Colegio de Médicos de Segovia, como corporación de derecho público, está junto a ellas en la defensa de sus derechos y seguirá luchando para que “estén en igualdad con el resto de castellano-leonesas”.