56-Martes-de-la–Muralla-Buitres-again
Los hermanos Luis y Alfonso Asenjo estuvieron acompañados por un bajo y un batería en su concierto de ‘Los Martes de la Muralla’. / MARCELO GALINDO
Publicidad

La historia del rock ha dado gloriosos (y no tanto) ejemplos del éxito de las relaciones familiares sobre el escenario. Desde los EverlyBrothers pasando por Angus y Malcom Young (ACDC) hasta llegar a Liam y Noel Gallagher (Oasis) y los inefables gemelos Charlie y Craig Reid (Proclaimers), han sido muchos los hermanos que han compartido escenario para ofrecer su particular visión de un género que une familias casi tanto como las separa.

Como en Segovia no nos privamos de nada, también tenemos una banda liderada por una pareja de hermanos que viven empeñados desde hace más de tres décadas en demostrar que esta pequeña ciudad castellana no sólo vive de patrimonio. Luis y Alfonso Asenjo (por orden de edad) fueron en su día integrantes de dos de los grupos más significativos de la ‘movida’ local segoviana de los 80 como fueron Crisis Affair y Sonrisa Vertical.

El paso del tiempo, a veces injusto, no situó a ambos grupos en el lugar que merecían en la música española, pero ello no fue valladar para mantenerles alejados de su pasión por la música. Así, desde hace poco decidieron sumar sus esfuerzos creando TheBuitre’s Again, una banda que lleva el apodo familiar que ambos comparten y que mantiene vivo en cada concierto el legado de ambos grupos, así como su talento para recrear algunos de los clásicos del rock de todos los tiempos.

La sobriedad y la solvencia de Luis Asenjo y la simpática logorrea de Alfonso Asenjo encajan como piezas de un puzzle

Desde el adarve de la Muralla de Segovia, Buitre’s dejaron claro en su concierto de ‘Los Martes en la Muralla’ que tienen intacta la ilusión por pisar un escenario, pese a las miles de horas de conciertos que acumulan fruto de sus anteriores etapas.

Buen rollo, los éxitos de Crisis Affair y Sonrisa Vertical y una innegable conexión con el público hicieron que el penúltimo concierto de un ciclo ya imprescindible en el panorama musical veraniego quedara como paradigma de un modo de entender la música que, lamentablemente, está arrinconado por la mercadotecnia y el reguetón.

Sobre el escenario, la sobriedad y la solvencia de Luis Asenjo y la simpática logorrea de Alfonso Asenjo encajan como piezas de un puzzle al que se añaden un bajo y un baterista perfectamente integrados que recrean el elegante power pop que llevó a Crisis Affair a saborear las listas de los grandes éxitos de la misma manera que el rock desinhibido, fresco y rápido de Sonrisa Vertical. Y entre medias, los Stones, Burning o Kinks para subrayar la apuesta por el rock esencial, ese que hoy enarbolan muchos pero interpretan muy pocos.

Fue una noche la del martes llena de recuerdos de pelo largo, de veladas en Oky Disco y de radiofórmulas que apostaban por el rock, frente a una realidad que deja alopecia, reguetón y ‘espotifai’. Sic transit gloria mundi…. Pero siempre nos quedarán TheBuitre’sAgain.

Compartir