Ricardo Renedo expone su obra pictórica en la Casa Club de La Faisanera

La muestra reúne un total de 29 obras de diferente signo dentro de los esquemas del realismo figurativo que emplea el autor

El pintor segoviano de Melque de Cercos, Ricardo Renedo, volvió a colgar una selecta colección de óleos que en su conjunto reflejan aspectos de la vida cotidiana y casi ancestral de tiempos pasados con fundamento y base costumbrista castellano-extremeña.

Impresionismo-realismo, pues los enseres que asoman en los lienzos, tienen una simbología íntima y cordial. Así lo definen las denominaciones de los lienzos: “Soldadito”, “marioneta”, ” botellas”, “sillas”, “perfume”, “saxo”, “pajar castellano”, “loza”, “luces y sombras”, “Capitán Trueno”, “clavel”…. y con diversos espacios trabajados con dispares dimensiones desde 55 x 46 hasta 116 x 89 y todos ellos enmarcados en madera laborada por el propio artista, lo que confiere a las obras de una estructura muy personal y sensiblemente artesanal en lo íntimo.

Ricardo Renedo goza de elevado cúmulo de reconocimientos a través de galardones y numerosas exposiciones llevadas a cabo en lugares de diferente nivel social y de censo de población, nacionales y extranjeras. Madrid, Gijón Pamplona, Segovia Bilbao, Valladolid, Badajoz, Málaga y poblaciones de menor entidad en localidades españolas de renombre y, por supuesto citar Ginebra y Nueva Yord como puntos importantes de referencia.

Las definiciones que aporta el pintor se clarifican por su mensaje subliminal y concreto: “Hay que ser creativo, ser deseado y estar en el sitio oportuno”. “El tiempo no es sino el espacio entre nuestros recuerdos”. Con respecto a esta obra pictórica que recoge aspectos y momentos retraídos del pasado, dice Renedo: ” El tiempo es pasado, presente y futuro que se recicla en cada instante para ser vivido y revivido”. Y más determinante aún al comentar que los objetos protagonistas de la obra fueron útiles y necesarios y ahora símbolos de pasados tiempos.

La exposición permanecerá abierta hasta el 9 de marzo.

FuentePABLO PASTOR 
Compartir