La antigua estación de trenes donde ocurrieron los hechos.
La antigua estación de trenes donde ocurrieron los hechos. / Nerea Llorente
Publicidad

Según estaba previsto, un tren con destino a Madrid — y con trasbordo en Cercedilla — tendría que haber salido de la antigua estación de trenes de Segovia a las 21.25 de horas de la noche del pasado sábado. Una decena de pasajeros había adquirido billete para dicho transporte, sin embargo, ese tren nunca apareció.

Las dos pasajeras que más tiempo resistieron en los fríos asientos de metal del interior de la estación esperando una solución — casi siete horas — se pusieron ayer en contacto con esta redacción con el fin de denunciar pública y anónimamente lo acontecido. El resto del grupo, a medida que pasaban las horas y no se les ofrecía ninguna alternativa, fueron abandonando la terminal para refugiarse en casa de algún conocido o, incluso, en uno de los hostales cercanos.

Dos mujeres, de 64 y 66 años, la primera con billete hasta Madrid, la segunda hasta El Espinar, no se movieron de la estación durante siete horas esperando que Renfe las ofreciera alguna solución o, por lo menos, alguna explicación que justificara la ausencia del tren que las llevaría a sus casas.

Los hechos

Cuando todavía eran un grupo, formado por una decena de viajantes perplejos esperando un tren que nunca llegaría, no cesaron las llamadas al número de atención al cliente de Renfe. “Al principio las líneas se colapsaban y nadie sabía nada. Cada vez que llamábamos nos contestaba alguien diferente, contábamos la historia de nuevo y nos decían que llamásemos en diez minutos pero nadie nos ofrecía ninguna solución”, comenta la madrileña. “Primero nos dijeron que el tren iba con un retraso de 40 minutos por una avería, según pasaban las horas y llamábamos nos decían que mandarían un autobús a recogernos pero entendían que estábamos en Cercedilla y no en Segovia, una locura”, afirma, por su parte, la vecina de El Espinar.

El grupo, poco a poco, se fue disgregando hasta que quedaron las dos mujeres denunciantes. “¿Cómo es posible que Renfe no solucione esto desde el primer momento?, ¿cómo es posible que te dejen ahí tirada? Además, a las 23.14 horas nos dimos cuenta de que no había más autobuses de Avanza ni más trenes desde la estación del AVE, no podíamos salir de Segovia”, asegura la de 64 años.

Cada hora, llamaban al teléfono de Información encontrándose con el mismo problema, nadie sabía nada. “A las 00.09 horas me cuentan que van a mandar un autobús; a las 01.01 horas me explican que dicho autobús hará las mismas paradas que debería haber hecho el tren; a las 02.05 horas vuelven a no saber nada y una hora más tarde, a las 03.05, me coge el teléfono el mismo chico que antes y me dice que como en Cerdecilla había poca gente, habían mandado un taxi a recogerlos. Yo ya no sabía cómo explicarles que nosotras íbamos desde Segovia en dirección Madrid. Finalmente, a las 03.39 me suena el teléfono y me dicen que es el responsable del Largo Recorrido, que llevan mucho tiempo viéndonos por las cámaras y que van a llamar un taxi para que nos lleve a casa. Considero que esta última acción la hizo el responsable de su mano, saltándose el protocolo por nosotras”, informa la madrileña.

“Me parece una falta de coordinación y de profesionalidad en una institución nacional como es Renfe”, lamenta, por su parte la espinariega. “Sé que hay cosas peores en la vida pero esto no es nada fácil de asimilar, me va a costar mucho volver a Segovia. Me meto con el sistema, muy absurdo e ineficaz, pero no tengo nada en contra de los trabajadores que son unos mandados y la estación de Segovia, la están dejando caer en la más absoluta desidia”, argumenta la mujer de Madrid.

Las dos, desconocidas entre ellas hasta la tormentosa noche del sábado, coinciden en que no buscan ningún tipo de indemnización. En un momento dado se propusieron como meta llegar a casa y, únicamente, quieren que “nadie pase por una situación tan repugnante y que genera tanta impotencia nunca”.

Finalmente, un taxi fue a recogerlas a las 03.50 horas llegando la de El Espinar a las 04.30 y la de Madrid alrededor de las 05.00 horas a sus destinos.