Recuerdos del ayer compartidos hoy

Una exposición fotográfica homenajea a Eduardo García Maroto y su trabajo en los inicios de la industria del cine en España

6

El cine no es lo único que alimenta la MUCES, ya que el programa cuenta también con decenas de actividades paralelas a las proyecciones, como las exposiciones. Tres fueron inauguradas ayer en La Alhóndiga y otra, en La Cárcel Centro de Creación.

Suecia, país invitado, protagoniza dos de las muestras, ambas en el antiguo almacén de grano. Por un lado, ‘Ingmar Bergman, Ibsen y Strindberg en escena’, una serie de fotografías que realiza un recorrido por la historia del teatro sueco que tanto inspiró al cineasta y cuyas huellas permanecen en sus películas; y, por el otro, ‘Enjoysweden’, una exposición de fotos realizadas por los propios habitantes de Suecia y subidas a Instagram, en las que se muestran bellas imágenes del día a día en el país nórdico.

La tercera muestra que acoge La Alhóndiga es la dedicada a ‘Eduardo García Maroto y el cine norteamericano’, una exposición formada por 25 fotografías de gran tamaño y una treintena de objetos de su trabajo, aquel que comenzó a realizar en los inicios del cine en España y no abandonó nunca, ni siquiera una vez jubilado, tal y como reveló en la inauguración su hijo Agustín García Matilla, decano de la facultad de Ciencias Sociales, Jurídicas y de la Comunicación de la UVa en Segovia.

Para García Matilla, “esta es una muestra de un profesional que, sobre todo, fue un trabajador del cine” y recuerda su labor, ya que, desafortunadamente, el 75 por ciento de las producciones de la época se perdieron tras dos incendios en Madrid Film, a mediados del siglo pasado, lo que “es una desgracia para la memoria histórica del cine de este país”.

Asimismo, también ayer se abrió en La Cárcel la exposición ‘MUCES. 10 años’, que recorre la historia de la muestra a través de fotografías y carteles, material divulgativo y fotomontajes.

El acto inaugural de la décima edición de la Muestra de Cine Europeo Ciudad de Segovia lo cerró, como cada año, la música, porque música y cine se han convertido en algo indisoluble desde la primera proyección que tuvo lugar en el mundo, en París, hace ya 120 años.

El cuarteto de clarinetes Sekskunigo, formado en el conservatorio de Segovia, fue el encargado de poner la nota musical ayer, con un programa que incluía grandes bandas sonoras, como ‘Moon River’, ‘La vida es bella’, ‘Cinema Paradiso’, ‘El Padrino’ y ‘I will follow him’.

A partir de ahora, solo queda disfrutar de las proyecciones, de las películas de la sección oficial, de los talleres, las charlas y coloquios, los homenajes, las exposiciones… Disfrutar de la MUCES.