Los niños invitan a subir y bajar escaleras como hábito saludable. / KAMARERO
Publicidad

Las plazas de San Martín y Medina del Campo guardan además de una incuestionable belleza, un conjunto de juegos creados con su historia y sin artificios, con los que se han criado muchos niños segovianos, hoy ya adultos. Uno de esos niños que hace 35 años hacía equilibrios en la base inclinada de la estatua de Juan Bravo, José María Alonso, ahora profesor y coordinador del programa de deporte del colegio Fray Juan de la Cruz, mostró ayer a sus alumnos el potencial de juego saludable que tiene este bello rincón de la ciudad para que lo compartieran con los turistas y ciudadanos que pasaban por la Calle Real.

El grupo de escolares, formado por alumnos de quinto de primaria, salió dispuesto a ‘reconquistar la calle’ como un espacio donde jugar, disfrutar, experimentar, hablar y crecer sanos. Los escolares fueron a captar a los viandantes para que dedicaran unos minutos a subir las escaleras que hay entre las plazas y completaran un circuito saludable al que han denominado ‘Segovia Comunera’ para de esta forma celebrar el Día sin ascensor.

El colegio Fray Juan de la Cruz- Escuela Aneja es uno de los 19 centros educativos de España impulsores de la celebración del Día Internacional sin ascensor, una iniciativa amparada por la Comisión Europea que cuenta con el impulso a nivel mundial de la ISCA (International Sports and Culture Association). Su objetivo es que durante una jornada toda la ciudadanía deje de utilizar ascensores, suba por las escaleras y valore incorporar este hábito saludable a su estilo de vida.


Niños y mayores emularon el movimiento oscilante que hacía la grulla de calzados Matías, subieron y bajaron las escaleras de las plazas, pasaron por la barandilla junto al minutero y por la plataforma deslizante de la estatua de Juan Bravo, caminaron por el atrio de San Martín y rodearon la iglesia, se miraron en el escaparate de la zapatería Los Chicos haciendo extrañas figuras con el cuerpo gracias a un simpático efecto óptico y rodearon el pilón de la fuente.