Reconocimiento a 60 años en el sector de mercancías

Lucidio Merinero Camacho recibirá mañana en la sede de la Cámara de Comercio el Acueducto de Plata de Asetra como Empresario del Transporte del Año en la provincia.

45

Ilusionado y agradecido. Así se mostraba ayer Lucidio Merinero Camacho, empresario del sector de transporte de mercancías con una amplia trayectoria, durante la presentación de la décimo tercera edición del Galardón Empresarial del Transporte, en el que recibirá el Acueducto de Plata que le ha otorgado Asetra este año.

Son muchos los méritos pero quizá el más sobresaliente es que lleva en la empresa familiar sesenta años, pues era muy joven cuando empezó a echar una mano a su padre, según comentó ayer Miguel Ángel González Cabrejas, vicepresidente de la entidad organizadora, la Agrupación Segoviana de Empresarios de Transporte.

González Cabrejas decía estas palabras en la sede de Asetra del Centro de Transporte en presencia del propio ‘Luci’, como es conocido en el sector y, de hecho, el Empresario del Transporte del Año en la provincia, llamó a su empresa primero Camiones Luci y, desde el año 1993, junto a su hijo Adrián Merinero Amo, Residuos Urbanos Luci.

Nacido hace 66 años en Juarros de Voltoya, localidad ubicada en la campiña segoviana, Lucidio está casado con Gloria Amo y tiene otros dos hijos: Sergio y Alicia. La vocación empresarial le viene de lejos, cuando de chaval trabajaba con su padre y su tío en la pequeña bodega familiar, donde elaboraban vino que luego distribuían por la comarca. En cuanto se sacó el carné de primera, se puso al volante de un pequeño camión; pasado un tiempo compró su primer vehículo, un Barreiros 115, con el que transportaba, además de uva, cereal y materiales de construcción.

Lucidio Merinero rememora con nostalgia esos años, cuando llevaba remolacha a las azucareras de Peñafiel, Toro y Olmedo y retornaba con cereales a la provincia. A pesar del tiempo transcurrido el campo castellano sigue estando donde ha estado siempre, y los camiones de Luci continúan transportando uva y remolacha.

En 1989 fundó, junto a otros empresarios, una de las cooperativas más importantes de Castilla y León, Navatrans, con sede en la localidad segoviana de Navas de Oro. Ha pertenecido a su junta directiva más de dos décadas y ha sido también presidente de la misma durante cuatro años.

Residuos

En 1993 decide diversificar la empresa, empezando a trabajar en la recogida de residuos sólidos urbanos de los pueblos integrados en la Mancomunidad Riberas del Voltoya. Con la incorporación de su hijo Adrián a la empresa, ambos crearon Residuos Urbanos Luci, que fue incrementando el volumen de negocio, lo que llevó también a la ampliación de la flota de vehículos y a la contratación de más personal.

Afirma que el objetivo ha sido ofrecer un servicio global a ayuntamientos y particulares: retirada de residuos no peligrosos, limpieza viaria y recogida selectiva de cartón y vidrio.

Además, desde hace décadas, le une una especial vinculación con otra empresa segoviana, Octaviano Palomo, con la que colabora en la recogida, almacenamiento y y transporte de cereal.

El presidente de Asetra, Gerardo Salgado, aseguraba ayer que Luci será el gran protagonista de la gala que se celebrará mañana en la Casa del Sello, junto a otras empresas galardonadas, mientras González Cabrejas le deseaba continuidad, “que siga muchos años más en el negocio”.