Publicidad

Las artes plásticas, el mecenazgo, la literatura y el pensamiento coparon ayer las disciplinas que hicieron merecedores a 16 destacadas personalidades españolas y extranjeras de la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio, recompensadas con esta distinción por su labor en defensa de la promoción y la difusión de la cultura.

La sala de Reyes del Alcázar albergó el acto de entrega de las distinciones, presidido por el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, que realizó una encendida defensa de la cultura como elemento vertebrador de la sociedad española, cuyos valores hacen de España una “nación ejemplar”.

Con las únicas ausencias del arquitecto italiano Renzo Piano y la comisaria europea de Empleo y Asuntos Sociales Marianne Thyssen, los galardonados (ver pag. 6) recibieron su condecoración de manos de Rajoy, acompañado por el ministro de Educación y canciller de la Orden de Alfonso X El Sabio Iñigo Méndez de Vigo.

En su intervención, el presidente del Gobierno agradeció al ministro de Educación, Cultura y Deporte, Iñigo Méndez de Vigo, que le hiecera partícipe de estas ceremonia “tan gratificante” y por una causa “tan noble y justa” para reconocer a quienes hacen “algo extraordinario y por el bien de todos”, y glosó la figura de Alfonso X El Sabio, destacando su labor en pro del desarrollo de la ciencia y la cultura en España

Así, aseguró que esta tarea puso de manifiesto que “la pluralidad, el entendimiento y la convivencia han hecho avanzar a España a lo largo de los siglos, porque la cultura que vertebra España la sitúa en el mundo desde su condición europea e iberoamericana”. Así, quiso subrayar los valores de “esfuerzo, mérito, talento y tesón de los galardonados que desde ayer pertenecen a esta orden, y señaló que estos valores “definen la buena salud de la sociedad española”.

“Cada condecoración entronca con la continuidad del legado de las personas e instituciones que a lo largo de la historia han prestado un servicio único al país -aseguró el presidente- y todos los que la reciben tienen el honor de formar parte de esa suma extraordinaria de testimonios que hacen el relato más justo de España, el de una nación que es ejemplar”

Además, señaló que estas distinciones permiten “hacer algo a lo que los españoles estamos poco acostumbrados, que es hablar bien de España” , e indicó que las aportaciones de los galardonados hacen “un país mejor, más preparado y más solidario”. Del mismo modo, señaló que la difusión de su ejemplo es “una excelente forma de pensar en los españoles del mañana a través de la generosidad y la búsqueda del bien común, porque juntos hemos superado grandes retos”.

Un legado plural e integrador

Mariano Rajoy aseguró que los condecorados en arquitectura, arte, ciencia, conocimiento, lengua y literatura dejan un legado “vivo” pero también “plural e integrador” que es capaz de capaz de trascender “las distancias geográficas e históricas” para construir el proyecto que “nos une y enriquece” para hacer una “España abierta y diversa” que tiene vocación de “mejorar, de innovar y de no quedarse nunca atrás”.

Además, remarcó que con sus aportaciones España es “un país mejor, más preparado y solidario”, con uns mayor integración en Europa y en el mundo; a lo que hay que sumar, “la riqueza humana”, premiando no sólo a quienes nos hacen mejores sino que también se premia “el compromiso con un pasado, un presente y un futuro” del que son “al tiempo responsables legatarios y justo acreedores”.
De este modo, Rajoy recordó que gracias a su labor, España es un “país más preparado, solidario e integrado en Europa” para contribuir a un “mundo más abierto y más libre”

Compartir