Publicidad

Llega a estas elecciones para regresar a un lugar en el que ya había estado, como es la política regional . ¿Qué es lo que ha cambiado de entonces a ahora?
Han cambiado muchas cosas. En estos 16 años la comunidad autónoma ha dado un cambio muy importante no solo en la asunción de competencias , sino porque las políticas económicas y sociales han dado sus frutos, con independencia de la crisis que hemos tenido en los últimos ocho años. La transformación ha sido muy importante,.
—El resto de partidos políticos hacen hincapié en acabar con 33 años del gobierno del PP ¿Cree usted que el proyecto político está ya agotado?.
—Yo creo que siempre que haya cambios deben de ser a mejor y no a peor, como algunos partidos políticos quieren. Aunque las comparaciones son odiosas, en política no cabe más remedio que comparar, y ha habido una región gobernada durante más de tres décadas como Andalucía donde el cambio era necesario, porque en Sanidad, Educación o Empleo, la situación era mucho pero, pero en Castilla y León es todo lo contrario, porque todos los indicadores económicos, educativos y sociales dicen que estamos muy por encima de otras comunidades. Si es cierto que hay que cambiar, pero algunos lo que quieren es cambiar a peor, mientras que desde el PP queremos seguir avanzando con un modelo propio de autonomismo útil para nuestras provincias, con unas competencias ordenadas y en beneficio de los ciudadanos, y en el de la identidad de la región, donde municipios y diputaciones tienen mucho que decir y con un estilo muy pegado al territorio.
—En esta campaña se ha insistido mucho en potenciar y mejorar el medio rural a través de las infraestructuras de transporte, tecnología, etc. ¿Qué sería lo más inmediato una vez llegados al gobierno?
—Nosotros conocemos muy bien el territorio frente a otras fuerzas políticas que no lo conocen y por eso no pueden proponer cambios útiles. Nuestro principal argumento es asentar población a través de la creación de empleo, la potenciación de los servicios básicos y sobre todo en la búsqueda de riqueza de oportunidades. Creemos que la bajada de impuestos debe ser importante para fijar población, que la carga impositiva sea más liviana que en las grandes ciudades o la eliminación del impuesto de sucesiones, que es un gravamen que ya se ha estado pagando toda la vida y es una doble imposición que penaliza al territorio.
—También han puesto el acento en las nuevas tecnologías. ¿Por donde pasan las propuestas del PP?
—Actualmente, donde hay un ordenador hay una oportunidad de trabajo. No solo la banda ancha de internet, sino la TDT o la telefonía móvil es importante que se puedan alumbrar. Para ello destinaremos 130 millones de euros para que lleguen a través de un plan que está ya diseñado por provincias, para que haya oportunidades de instalar empresas y emprendedores, y que no existan ciudadanos de primera o de segunda en función de donde vivan.
—En materia sanitaria, ustedes aseguran que la próxima legislatura será la de la unidad de radioterapia del Hospital General y el centro de salud de Nueva Segovia. ¿Porqué ahora sí y antes no?.
—La culpa del retraso es del PSOE que nos metió en una crisiS económica de la que hemos tardado 8 años en salir y la financiación autonómica en materia sanitaria depende de la Administración General del Estado. Zapatero hizo en 2008 una financiación autonómica con una única comunidad que fue Cataluña a través del tripartito, y dejó fuera las necesidades del resto de comunidades.
El Segovia IV estaba previsto para esa época, pero los fondos no llegaron, y las unidades de radioterapia lo mismo. Ahora es el momento de hacerlo y estas promesas, que algunas pueden ser incumplidas, hay que situarlas en las políticas que nos han llevado al desastre económico que han arruinado dos veces este país y después echan las culpas de los recortes a los que pagan las facturas. El gobierno socialista dejó 16.000 millones de euros en los cajones sin pagar y tuvo que venir otro gobierno como el del PP a pagarlas, y por tanto si hay que poner algún debe en materia sanitaria en esta comunidad está en el Partido Socialista
—En estos días hay polémica por el rechazo desde algunos sectores políticos a la donación de equipos de diagnóstico de cáncer por parte del empresario Amancio Ortega. ¿Cuál es su opinión?
—Creo que el servicio de sanidad tiene que tener las suficientes herramientas para poder prestar el servicio, pero también me gustaría que los de Podemos también donaran algo y no se llevaran todo como están haciendo. En su partido donan parte del sueldo, y también podían donar alguna parte como hace Amancio Ortega. Es un hombre que paga sus impuestos y las donaciones son algo altruista al igual que otras empresas hacen fundaciones. De bien nacidos es ser agradecidos, y podían agradecer un gesto de alguien que no tiene ninguna obligación de hacerlo. Las empresas de Amancio Ortega pagan miles de millones de impuestos y a buen seguro han creado algún puesto de trabajo más que Pablo Iglesias y su partido, que sólo se colocan ellos.
—Esta va a ser una legislatura complicada en cuanto al diseño del Parlamento regional. El 27 de mayo será la hora de hablar… ¿con quién?
—Nosotros queremos tener la confianza de los ciudadanos y después de las elecciones hemos demostrado que podemos pactar con todo el mundo. La pasada legislatura hemos tenido acuerdos puntuales con Ciudadanos en materia presupuestaria, y otras veces con el PSOE en materia de ordenación del territorio. No tenemos ningún problema, y para gobernar aspiramos a tener la confianza de los ciudadanos porque creemos que vamos a tener más votos y más escaños, y espero que los que salgan elegidos respeten la voluntad de los ciudadanos. Sabemos que se puede mejorar, pero no se puede retroceder y estar a la altura de otras comunidades como Andalucía o Castilla La Mancha, muy por debajo de Castilla y León. Es importante que la comunidad no se paralice por pactos indeseables y que las fuerzas políticas sean responsables. De lo que se trata es de elegir entre dos modelos, uno que tiende al círculo virtuoso de la economía con más empleo y menos impuestos y otro al círculo vicioso de la subida de impuestos, tal y como propone el PSOE, con una subida de 2.000 millones de euros, por tanto menos crecimiento y menos paro. Desde luego, eEl PP elige el círculo virtuoso de la economía.
El PSOE cada vez que pierde las elecciones cambia de candidato, y el candidato Tudanca es viejo porque ya ha perdido las elecciones, mientras que el candidato renovador es Alfonso Fernández Mañueco, porque con un impulso nuevo se puede seguir avanzando. Hay que seguir con el mismo rumbo, porque si nos torcemos se puede perder. En el PSOE son sanchistas puros y duros que se van a amoldar al ordeno y mando de Ferraz, y el PP ha demostrado que ha alzado su voz frente a determinadas políticas que no se estaba de acuerdo aunque fueran del mismo signo político.
—¿Sería un fracaso para el PP de Segovia perder votos y escaños?.
—Las elecciones tan seguidas crean un movimiento pendular que genera un efecto arrastre a nivel local, regional y nacional. Cuando se baja en un sitio, también se baja en otros. Nosotros hemos hecho una buena labor y creemos que vamos a ganar. Si bien es cierto que en las generales el efecto arrastre fue más importantes, en estas el hecho de ver lo que se ha hecho y que el PP es un partido municipalista, con una gran capilaridad en todas las provincias, creo que nos va a hacer ganar las elecciones; y desde luego no contemplo un escenario que no sea ganar las elecciones en Segovia.