La Ronda Segoviana pasea su música por la Calle Real. / ROCÍO PARDOS
Publicidad

Centenares de personas siguieron el concierto y el pasacalles musical ‘Fin de Año 2018’ que ofreció la Ronda Segoviana en la Plaza Mayor y por la Calle Real. Los grupos familiares dominaron entre el público que busca así pasar un buen rato y facilitar el traspaso generacional y la transmisión de la costumbre de acudir a celebrar la despedida del año con el arte y la alegría que derrochan la Ronda. Abuelos, padres e hijos acompañaron con sus voces los cantos navideños y también piezas del repertorio castellano.

En su brindis para el nuevo año, la Ronda desea a los segovianos que la “música os acompañe”. Ángel Román, miembro de esta agrupación con 42 años de trayectoria aconseja a sus convecinos que “en 2019 se acerquen a la música y la tengan siempre en su vida” porque es fuente de alegría.

Y para hacer posible este acercamiento, la Ronda un año más y como viene haciendo desde su fundación en 1976, cogió ayer sus capas pardas, sus instrumentos, templó voces y salió a recorrer las calles del centro de la ciudad. Haciendo honor al nombre salió de ronda y con ella rondaron muchos ciudadanos y también visitantes.

Fijaron el punto de encuentro en el quiosco de la música de la Plaza Mayor a las siete y media de la tarde. Desde el templete de la elipse segoviana ofrecieron un pequeño concierto de villancicos, con bandurrias, laudes, guitarras, morteros, panderetas, sonajas, almidez y otros instrumentos. Sobre las ocho y media iniciaron la ronda por la Calle Real con paradas intermedias cerca de la estatua de Juan Bravo y ante el antiguo Teatro Juan Bravo, hasta llegar cantando jotas y piezas del folklore castellano junto al Acueducto donde la Ronda ofreció un brindis musical por el año 2019.