PSOE e IU sellan un pacto que hará alcalde a Arahuetes

Los cabezas de lista de las dos formaciones firmaron ante la prensa un acuerdo de 14 puntos, que incluye las principales reivindicaciones planteadas por la coalición

0

Con luz y taquígrafos. El candidato del PSOE a la Alcaldía de Segovia, Pedro Arahuetes, y el concejal electo de IU, Luis Peñalosa, rubricaron en la tarde de ayer, en el Ayuntamiento y ante periodistas y fotógrafos, un acuerdo de 14 puntos que posibilitará hoy la investidura de Arahuetes como alcalde, por tercera vez consecutiva y tras ocho años en el cargo. Alcanzado el acuerdo, y si todo transcurre por los cauces esperados, Peñalosa sumará su voto a los doce del PSOE para hacer alcalde a Arahuetes.

Tras días bastante tensos en las conversaciones entre ambos partidos, que solo empezaron a relajarse en la tarde del jueves, la noticia del principio de acuerdo saltaba poco después del mediodía de ayer. Era el concejal de IU, Luis Peñalosa, el primero en confirmar que había acuerdo, mientras el secretario provincial del PSOE, Juan Luis Gordo, que ha actuado como portavoz estos días, optaba por mantener la prudencia hasta ver firmado el documento.

A las cinco y media de la tarde el PSOE convocaba una rueda de prensa en el Ayuntamiento, con la anunciada comparecencia de Pedro Arahuetes y Luis Peñalosa. Una rueda de prensa de los dos cabezas de lista, sin representación ‘institucional’ de los partidos. Minutos antes de las siete Arahuetes y Peñalosa hacían su entrada en la Sala de la Biblioteca de la Casa Consistorial. Juntos y muy sonrientes. Aparentemente, dejando de lado los desencuentros, reproches y tensiones de los últimos días.

Arahuetes y Peñalosa hicieron hincapié, según se recoge en el primer punto del acuerdo, que este pacto pretende no solo posibilitar la investidura de Arahuetes, hoy sábado, sino dar estabilidad institucional al Ayuntamiento durante los próximos cuatro años, “colaborando mutuamente en la acción de Gobierno”. De hecho, Peñalosa estará presente en la junta de Gobierno local, con voz pero sin voto, después de haber rechazado la oferta socialista de ocupar una de las áreas de gestión municipal.

Entre los puntos del acuerdo se recogen algunas de las principales reivindicaciones de Izquierda Unida desde el comienzo de las negociaciones, como la renuncia definitiva por parte del PSOE a la construcción del aparcamiento subterráneo de Los Tilos o la revisión del Plan Especial de Áreas Históricas (PEAHIS).

También se incluyen otras exigencias de la coalición, como el compromiso de no privatizar servicios públicos municipales; la aplicación de criterios de progresividad fiscal en la normativa tributaria; el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica; o el compromiso de mantener el mandato de no confesionalidad del Estado en el ámbito municipal, aunque en este punto se han admitido las excepciones sugeridas por el PSOE relativas a las tradiciones populares segovianas y los patronos de la ciudad.

Preguntado por los puntos que Izquierda Unida había incluido en sus peticiones y que no aparecen en el acuerdo, Arahuetes quiso dejar muy claro que éste es el único documento existente, y que no hay acuerdos adicionales que no se hayan trasladado a la opinión pública. IU renuncia pues al recorte de salario del alcalde y los puestos de confianza que pedía, y Clara Luquero podrá compatibilizar su puesto de concejala con el de diputada, cuando sustituya a Óscar López la semana que viene.

Arahuetes, que mantuvo ayer su propósito de guardar silencio hasta después de la investidura, se limitó a decir que se trata de “un acuerdo completo”, alcanzado tras el “tira y afloja adecuado en cualquier negociación, en la que los dos hemos cedido una parte”. Luis Peñalosa también subrayó que la renuncia a algunos de los 26 puntos que llegaron a plantear al PSOE “responde a una voluntad de acuerdo, para no dificultar el pacto y no favorecer el acceso del PP a la Alcaldía”.

Con el acuerdo PSOE-IU rubricado, el pleno de investidura comenzará a las once de la mañana de hoy. Tras constituirse la mesa de edad y el juramento o promesa de los concejales, se constituirá oficialmente la Corporación y se elegirá y proclamará al alcalde.