Esta fotografía muestra la zona donde se originó el incendio, según la comunidad de propietarios. / E. A.
Publicidad

La Comunidad de Propietarios de la urbanización Caserío de Urgel de La Granja sostiene que el incendio forestal declarado el domingo 4 de agosto en esta zona “no es más que la crónica de un desastre anunciado” y acusa al Ayuntamiento del Real Sitio de San Ildefonso de “dejadez” por el deficiente mantenimiento de la zona verde donde comenzaron las llamas, que insisten se encuentra dentro del casco urbano del municipio.

Recuerdan que numerosos vecinos de esta urbanización, “por lo que nos estábamos jugando fuimos los primeros en acudir a tratar de sofocar un incendio que se inició sobre las 14,30 horas de ese día en la calle más alta, denominada Camino de Fuente Infantes, cerca del punto de inicio del camino secular que une La Granja con el Monasterio de El Paular, en Rascafría. A través de una nota de prensa firmada por la junta directiva de la comunidad de propietarios, aseguran que la parcela en la que comenzó el fuego está calificada como zona verde en el vigente Plan General de Ordenación Urbana del Real Sitio y, por lo tanto, el Ayuntamiento “tiene que ejercer las labores de mantenimiento y conservación”.

Sin embargo, aseguran que, al igual que otras cercanas, “viene estando año tras año repleta de hierbas secas y maleza”. Abundan en este argumento al señalar que, al encontrarse en la parte alta de la urbanización, en una zona poca poblada, se trata de lugares “utilizados por grupos de chavales, parejas, etc. para organizar botellón, fumar y mantener relaciones sexuales, lo que se puede apreciar por los numerosos condones, latas de cerveza y botellas de licores de alta graduación que cualquiera que se acerque por allí puede ver”.

No descartan que la causa del fuego sean “unos cristales de una botella rota de ginebra”, debido a que se inició a una hora en la que “el sol pegaba con toda su fuerza” y han difundido varias fotografías con restos de la misma en la zona quemada.

“Sea provocado o fortuito, es innegable la competencia del Ayuntamiento en el mantenimiento y la limpieza de parcelas públicas del casco urbano, tanto en lo que se refiere a la maleza como a los residuos que vierten las personas que tienen allí su zona de diversión”, mantienen los propietarios de Caserío de Urgel, que añaden que de forma reiterada se han dirigido, tanto de forma verbal como por escrito, al consistorio “para que ejerza sus obligaciones”.

Señalan desde esta comunidad que la ausencia de rejilla de un sumidero impidió el paso en un primer momento a algunos de los vehículos que se desplazaron para apagar el incendio e indican el “pésimo” estado del alumbrado, sin toma de tierra, con riesgo de descargas eléctricas para los viandantes.

Demanda judicial

Por eso informan de que en junio demandaron al Ayuntamiento ante los tribunales ante las negativas recibidas y estiman que con un buen mantenimiento “los riesgos habrían sido mucho menores”. “Pero aún están ahí las parcelas restantes llenas de maleza y de botellas esperando a que alguien o algo vuelva a incendiarlas”, concluyen.

Alonso: “No es de recibo hacer conjeturas”

El alcalde de La Granja, Samuel Alonso, no ha querido responder de forma directa a los vecinos de Caserío de Urgel, a los que conminó a esperar a los informes técnicos de los expertos para saber las causas de un incendio en el que “se sabe que la mano del ser humano está detrás”.

Alonso ha señalado que en las actuales circunstancias “no es de recibo querer hacer conjeturas para ciertas cosas”, y recordado que la comunidad de propietarios mantiene un litigio con el Ayuntamiento; aunque precisó que los firmantes de la carta dirigida a los medios de comunicación “son cuatro”, y sus manifestaciones no responden al sentir de la totalidad.

El Ayuntamiento del Real Sitio ha hecho también público un comunicado recordando que existe una investigación en marcha, y que estas manifestaciones “pueden incurrir en delitos penales al carecer de fundamento técnico, jurídico o científico, interviniendo en una investigación abierta por las autoridades competentes”.

CGT denuncia las condiciones laborales del personal del operativo de incendios

El sindicato afirma que la Junta de Castilla y León cada vez dedica más esfuerzos a los trabajos de extinción y menos a los de prevención en provincias como Segovia

El sindicato CGT ha denunciado en una nota de prensa las condiciones laborales del personal laboral fijo discontinuo adscrito al operativo de incendios en la provincia de Segovia por parte de la Junta de Castilla y León.

“Una vez que el gran incendio de La Granja de San Ildefonso, que se produjo la semana pasada, desaparece poco a poco de los encabezamientos de las noticias de los medios de comunicación… lo que no desaparecerá es la situación de precariedad laboral de estos trabajadores”, señala CGT.

En este sentido, informa de que se trata de unas circunstancias que ha venido denunciando ante la Administración autonómica, reclamando una mejora de las condiciones laborales de este personal.

La central sindical considera que la Junta “cada vez dedica más esfuerzos para la extinción y no a la prevención de los incendios”, cuando entiende que esta última no solo conllevaría una más que probable disminución de estos siniestros en las masas forestales de la Comunidad, sino que además tendría connotaciones socio-económicas como “la recuperación de medio rural que se está quedando despoblado, problema que si no se ataja pronto en breve nos podremos encontrar con una provincia de Segovia deshabitada o poblada solo por nuestros mayores”, indica.

CGT valora positivamente la presencia de voluntarios de la sociedad civil en el operativo de incendios, aunque puntualiza que en trabajos que deben desempeñar profesionales del sector.

“De nuevo la sociedad civil está por delante de la clase política con sus nulas o escasas iniciativas sociales… Entendemos que estos trabajos, a los cuales se han ofrecido multitud de voluntarios para desarrollarlos desinteresadamente, deben ser ejecutados desde el ámbito de la Administración regional con sus responsables, sus medios, sus contratos laborales pertinentes, sus medidas de prevención de riesgos laborales y demás factores para desarrollarlos en condiciones de seguridad y evitar la suplantación de las responsabilidades que tiene esta Administración”.