Publicidad

Los accesos al Complejo Asistencial de Segovia quedaron colapsados en la mañana del martes por la acumulación de vehículos que pretendían llegar al hospital pero no disponían de suficientes plazas de estacionamiento. La Policía Local tuvo que intervenir para controlar el acceso al Hospital General, garantizar el paso de los servicios de urgencias y emergencias, así como de los coches donde iban pacientes, y evitar que se prolongara el bloqueo de la circulación por la N-110.

Aunque ya se presentaron problemas en la hora de cambio de turno y entrada de trabajadores, sobre las ocho de la mañana, las mayores dificultades se generaron entre las nueve y las once de la mañana, cuando se pudo ver colas de vehículos que llegaban desde el centro sanitario hasta el paseo de Ezequiel González.

En este caso, el origen del caos estaba en el aparcamiento del Complejo Asistencial ya que, según han confirmado fuentes de la Policía Local y de la Delegación Territorial, las calles y carreteras de acceso estaban limpias y no presentaban grandes problemas para la circulación.

La presencia de nieve y de placas de hielo inutilizó muchas plazas de estacionamiento. En la zona de Urgencias a media mañana la ocupación no llegaba al 30 por ciento y la Gerencia hospitalaria aún esperaba la llegada de máquinas que a título privado había solicitado para proceder a limpiar la zona. Las rampas de entrada al parking destinado a trabajadores, así como muchas de sus plazas de estacionamiento también estaban cubiertas de hielo y nieve a primera hora de la mañana por lo que sus vehículos fueron desviados al aparcamiento de rotación que pronto se llenó. Según la Delegación, este aparcamiento ha podido ser utilizado gratis lunes y martes por trabajadores y usuarios y se ha dado entrada y salida por la planta baja. Además, las tierras y bordes de las carreteras que rodean el Complejo y donde con frecuencia se dejan coches aparcados, también estaban llenas de nieve.

Con el aparcamiento lleno y sin espacios próximos accesibles, los conductores que a partir de las nueve de la mañana intentaron llegar a consultas y otros servicios se vieron obligados a dar vueltas alrededor del centro y, finalmente, quedaron atrapados sin poder dejar el coche, bloqueando, a la vez, la entrada de los que después iban llegando.

Por otra parte, los autobuses que el lunes cogían y dejaban usuarios en la calle Luis Erik Clavería Neurólogo, accedían ayer a la rotonda interna y recuperaban su parada habitual.