06-1kama_Viviendas_KAM3684
La compraventa de viviendas en Segovia está registrando datos al alza durante este ejercicio. / KAMARERO
Publicidad

La vivienda de segunda mano en Castilla y León cerró el mes de junio con un precio medio de 1.281 euros por metro cuadrado, según el informe semestral de precios de venta de la web inmobiliaria Pisos.com. Esta cifra supone un ascenso del 4,84 por ciento frente al mes de diciembre de 2017. Asimismo, en tasa interanual se produjo una subida del 4 por ciento; y teniendo en cuenta los datos de marzo, el incremento trimestral es del 4,31 por ciento.

En la provincia de Segovia, sin embargo, el precio de la vivienda de segunda mano descendió en el primer semestre un -0,48 por ciento, hasta los 1.363 euros por metro cuadrado. La disminución de los costes llega hasta el -3,3 por ciento si se compara con los datos de hace un año.

Por lo que respecta a la capital, según los datos de Pisos.com, el precio del metro cuadrado en las viviendas de segunda mano alcanzó en junio los 1.723 euros —solo era más elevado en Salamanca, donde llegó hasta los 1.882 euros por metro cuadrado—. Este precio es un 0,19 por ciento más alto del que se registró en diciembre; pero teniendo en cuenta los precios de un año antes, se aprecia una reducción en tasa interanual del -1,78 por ciento.

El informe del portal inmobiliario revela que Castilla y León fue la sexta autonomía más barata del país, con una media 1.281 euros por metro cuadrado. En cuanto a la vivienda de segunda mano en España, en junio el precio medio fue de 1.596 euros por metro cuadrado. Esta cifra supuso una subida semestral del -1,59 por ciento; mientras que en tasa interanual se registró un ascenso del 4,45 por ciento.

Según Ferrán Font, director de Estudios de Pisos.com, “compraventas e hipotecas son indicadores muy activos en estos momentos, lo que está directamente relacionado con el dinamismo de los precios”. En opinión de Font, “la puesta en marcha de promociones de obra nueva es fundamental para equilibrar el sector”. El experto indica además que, “siempre que estos desarrollos atiendan a criterios de viabilidad, ayudarán a que se reduzcan las tensiones en los precios y rentas, ya que hay zonas donde las limitadas bolsas de vivienda existentes, tanto de segunda mano en venta como de alquiler residencial, no son capaces de responder a las necesidades habitacionales de la demanda”.

No obstante, el portavoz del portal inmobiliario incide en que, a día de hoy, lo que más está influyendo en la composición actual del mercado de la vivienda es el empleo. Para Font, “las condiciones laborales están reconfigurando el régimen de tenencia inmobiliario en nuestro país”.

La edad media de las casas que se venden o alquilan en Segovia es de unos 44 años

El parque de viviendas en venta en las capitales españolas tiene una edad media de 45 años mientras que el parque de alquiler es un año más joven, con 44 años de edad media, según un estudio publicado esta semana por el portal inmobiliario Idealista.com.

Por lo que respecta a las capitales de Castilla y León, las viviendas en venta tienen una edad media de entre 35 y 44 años; mientras que las de alquiler están entre los 38 y los 44. El estudio pone de manifiesto que las viviendas en venta con más edad media están en Segovia y Valladolid, con 44 años; seguidas por las de Ávila, Burgos y León, con 41 años; las de Palencia, con 40 años; y las de Salamanca, con 39 años. En Soria se encuentran las de menor edad, con una media de 35 años. El informe no incluye datos de Zamora.

Asimismo, las viviendas de alquiler con más años están también en Segovia y Valladolid, con 44 años; seguidas por las de León, con 41; las de Salamanca, con 39; las de Ávila, con 38; las de Burgos, con 37; las de Palencia, con 34; y las de Soria, con 31 años.

Fernando Encinar, jefe de estudios de Idealista.com, afirma que “los datos demuestran que, aunque durante la burbuja se construyeron millones de casas, el parque inmobiliario español no está suficientemente renovado”. “Vivir en un edificio con más de cinco décadas no es negativo pero no cabe duda de que acarrea más costes en reformas, derramas y una mala eficiencia energética”, asegura.