Cosme Aranguren./M.G.
Publicidad

En estos años, Centrados ha sufrido una gran transformación desde su origen como UPYD. ¿Qué es lo que ha pasado en este tiempo?

—Han pasado tantas cosas… en 2015 nos presentamos con un partido nacional y con una candidata. Se han resuelto asuntos como las prejubilaciones de la Caja, el caso del Torreón que se archivó… nos constituimos como asociación ya que UPyD hubo desbandada, y después de 2016 decidimos hacer primero una asociación para irnos desmarcando y que fue el embrión del partido, para no dejar huérfanos a los concejales que teníamos en Segovia y podernos ayudar. Hemos llegado al 2019 todos juntos y el núcleo se ha mantenido y ha crecido pese a que como partido solo llevamos seis meses y nos hemos presentado en todas las elecciones, para ser un partido joven hemos conseguido estar en todos los lados con unos recursos limitadísimos pero con el mismo ánimo y hemos hecho un esfuerzo para que Segovia tenga una opción política mas

—En el Ayuntamiento también han sido cuatro años muy convulsos. ¿Qué ha sido lo mejor y lo peor?
—Para nosotros , lo mejor ha sido la fiscalización del trabajo del ayuntamiento y conocer cómo funciona por dentro, no solo los reglamentos, sino pulsar cómo trabajan todos sus servicios y la creación de otros como Protección Civil, porque ahora se lo podemos explicar a los que vienen, incluso a otros partidos que se presentan y que no tienen mucha idea.
En este tiempo hemos conseguido la parcela del centro de alzehimer, arreglos en barrios, aportaciones a los reglamentos y consejos sectoriales, los presupuestos participativos, hemos conseguido congelar las tasas, y que el juzgado diga que la provisión de plazas de libre designación no estaban justificadas… Creemos que son cosas buenas para el Ayuntamiento y la ciudad.
Siempre tuvimos la sensación de que iba a ser una legislatura convulsa. El incidente de Reguera y la marcha de José Bayón resintieron al equipo de Gobierno porque eran dos puntales, y siempre hemos estado ahí para el diálogo.
Lo peor ha sido tener que soportar ver llegar las sentencias que nos han obligado a pagar 22 millones de euros y ver como a nuestro entender dilapidábamos 28 millones de euros en el CIDE, tanto en el edificio como en el proyecto y la urbanización. En total 50 millones de euros que hubieran podido ser invertidos en infraestructuras como la mejora de la red de saneamiento, el alumbrado público con eficiencia energética, recibido la Cuesta de los Hoyos… la ciudad con 50 millones estaría totalmente cambiada.
Por otra parte, el PP en la Junta durante 33 años ha sido desleal con Segovia. Nos castiga incumpliendo promesas con el Centro de Salud Segovia IV o el instituto de San Lorenzo, donde nos hemos dejado 7 millones de euros en el terreno y no se ha puesto un ladrillo,
Son cuatro años de un gobierno realizado por la inercia de los 12 anteriores, y han completado 16 años de mandato sin nada de ambición, sin proyectos innovadores, y de contarnos milongas sobre el CIDE, con proyectos espurios como el de Alicia Alonso, y traer empresas como Indra sin firmar un solo papel, porque hay que pasar por el tamiz de una licitación pública.
Para mi ahora lo más importante es hacer un plan dechoque de infraestructuras en dos años, que no siginifca hacer de lado al Hay Festival o al Titirimundi, porque la nciudad necesita atraer a la gente a vivir no solo con actividades culturales, sino con vías en buen estado, que no se sientan invadidos por el turismo, y devolver la ciudad a los segovianos.

—Centrados es un partido que no tiene servidumbres políticas a nivel nacional o regional. ¿Es la hora de confiar en Centrados?
—Si los segovianos quieren seguir atados a lo que decida Madrid o Valladolid, nosotros no somos su opción y si quieren que se gobierne por y para Segovia, los únicos que lo podemos garantizar somos nosotros. Los demás siempre van a tener ataduras, y nosotros lo único que podremos tener son excusas porque dependeremos de otra administración, pero no de partidos. Decidiremos solos con quién tendremos que pactar, y si esa autonomía se valora, nosotros somos la única opción.

—¿Cuál sería un buen resultado para Centrados en estas elecciones?
—Evidentemente, el mejor sería gobernar con mayoría absoluta, pero como creo que no las va a haber, el mejor sería tener un mínimo de cinco concejales, con los que podríamos proponernos como equipo de gobierno, siempre pactando.

—Y a la hora de los pactos, ¿el voto de Centrados a donde llevaría?.
—Nos podría llevar a cualquier lado. La única línea roja es la Constitución, y a quien se salga no recabaremos su apoyo. Yo sinceramente no veo ningún partido en Segovia que se salga de la Constitución a mi entender. Las propuestas de Vox pueden ser tan radicales como las de Podemos en el otro extremo pero no están fuera de la Constitución, y cualquier propuesta en este ámbito puede ser aceptable. Proponer ideas no es ser anticonstitucional si se respetan los marcos legales que marca la constitución.

—¿Hay algún marco preferido?
—Nuestra preferencia, y siempre lo hemos dicho, es que queremos que la Diputación dé un cambio de 180 grados, y nos gustaría gobernar en la Diputación con el PSOE y en el Ayuntamiento de Segovia con el PP porque creemos que tanto PP como PSOE en un sitio y otro tienen que estar un mínimo de cuatro añitos respirando el aire del banquillo en la reserva porque lo vemos necesario. Hay que regenerar ideas, oxigenarse y que los segovianos vean que hay otra forma de gestionar.