La portavoz popular Raquel Fernández, ayer en rueda de prensa en el Ayuntamiento. / el adelantado
La portavoz popular Raquel Fernández, ayer en rueda de prensa en el Ayuntamiento. / el adelantado
Publicidad

El Partido Popular en el Ayuntamiento de Segovia ve “gastos sospechosos” en la primera etapa del Círculo de las Artes y la Tecnología (CAT), un proyecto ideado hace ya más de una década —en 2006—, en el que ya se ha invertido un elevado presupuesto, aún no concluido. Para la portavoz del Grupo Municipal Popular, Raquel Fernández, “no hubo ningún control ni supervisión de los gastos” en la fase inicial del CAT, convirtiéndose en “una barra libre de gastos en donde tenía cabida todo”.
“Han pasado casi dos meses desde que el PP presentase una batería de preguntas sobre el CAT y a día de hoy siguen sin tener ningún tipo de respuesta, lo que nos ha llevado a realizar nuestro propio análisis de los datos y a encontrar cifras más que sospechosas, más que dudosas”, afirmó ayer en rueda de prensa la portavoz de los populares, Raquel Fernández. Ésta quiso dejar claro que su trabajo se ha centrado en la primera etapa del CAT, antes de que las máquinas llegasen a los terrenos, “en la que hubo únicamente trabajo de despacho, la etapa más difusa”, según sus propias palabras, “en donde aparecen gastos que ascienden a cuantías muy elevadas, cantidades que no se corresponden, con los precios de mercado o conceptos poco claros, lo que pone de manifiesto una absoluta falta de supervisión y lógicamente, levanta sospechas”.
Raquel Fernández afirmó que “sabemos en qué se gastaron el dinero y cómo se lo gastaron, pero no sabemos quién se lo ha gastado y para qué se lo ha gastado”.
Ya en su momento, los populares avanzaron algunas de las cifras que les habían llamado la atención, como los 160.000 euros que se habían pagado a una consultora en ocho meses, a razón de 20.000 euros al mes. Raquel Fernández considera que por el importe debería haberse sacado a concurso pero que, además, debería existir algún documento con el trabajo realizado por la empresa. “Hemos preguntado por ello y de momento no tenemos ninguna respuesta”, señaló. Tampoco han recibido explicaciones, de acuerdo a sus declaraciones, de los 120.000 euros que se gastaron en viajes en poco menos de dos años; “son 20 millones de las antiguas pesetas, y o bien han viajado muchas personas o a muchos sitios o con un nivel muy elevado, porque de otra manera, no se entiende”, indicó la portavoz popular.
Otro de los gastos que ha llamado la atención de los populares han sido varias facturas de un estudio de arquitectura, por la redacción de un proyecto básico para un centro de ocio cuyos porcentajes suman el 240 por ciento del supuesto importe. “Ese porcentaje debería haber llamado la atención de quien hiciera la relación de gastos y no sólo por eso sino también por el montante, ya que supera los 600.000 euros”. La portavoz popular aclaró que con un proyecto básico sólo se puede solicitar la licencia de obra (ni siquiera iniciarla, ya que para ello precisa de proyecto de ejecución) y comparó esa cifra, 600.000 euros de dinero público, con los 314.000 euros que la Junta de Castilla y León destinará ahora al Centro de Salud Segovia IV y que incluye todos los trabajos, redacción del proyecto, estudios arqueológicos, topográficos, etc…
Raquel Fernández también destacó los 1,2 millones de euros que se destinaron a un centro de producción, formación del CAT y estudio de grabación que, lejos de ser algo tangible, nadie sabe dónde están. “Es algo muy concreto que no sabemos si existe”, dijo la portavoz. En la misma línea destapó las “inexplicables dietas” que cobraba el anterior gerente del CAT por asistencia a reuniones, “quien a pesar de tener un sueldo bastante elevado, se llevó 3.700 euros por este concepto entre abril y diciembre de 2007”.
“Está claro que no hubo ni un control ni una supervisión de lo que se estaba haciendo con el dinero público y que el CAT, en esta primera fase, se convirtió en un coladero de gastos, en una barra libre en donde tenía cabida todo y no olvidemos que estamos hablando de dinero público y de cantidades muy elevadas”, declaró con contundencia la portavoz popular, quien también puso sobre la mesa los 3.570 euros que se gastaron en dos vuelos Madrid-Londres, 3000 euros en consumiciones en un solo día o los casi 250 euros que pagaron por una alargadera, que cuesta, según Fernández, poco más de 10 euros, cargos todos ellos dentro de un encuentro nacional que se denominó Blogosfera en el año 2007. “Desde luego parece que estos gastos están inflados”, señaló.
Además, según el PP municipal, se cargaron gastos de otras concejalías, algo que consideran grave, “ya que los fondos públicos para el CAT tenían un fin concreto” y señalan como ejemplo los 5.400 euros en diversos conceptos de la Noche de Luna Llena, actividad que depende de la Concejalía de cultura y de la que, en aquel entonces, era responsable Clara Luquero. “La alcaldesa debe dejar de dar lecciones de ética y de moral, debe dejar de mirar para otro lado y dar explicaciones; se escuda en sus concejales, pero ninguno ni ella misma dan las explicaciones que los segovianos tenemos derecho a recibir”, afirmó Raquel Fernández.
“Hemos pasado del despilfarro del dinero público, a la indignación, a una posible sospecha sobre los gastos de la primera fase del CAT y es algo que nos preocupa”, concluyó la portavoz popular en el Ayuntamiento.

Compartir