El PP pide garantías “para evitar un nuevo fiasco” con el edificio del CAT

El Grupo Popular valora el interés de Indra por el CIDE pero exige que el equipo de Clara Luquero ofrezca más información ante la “falta absoluta de datos” en la presentación del proyecto el pasado lunes

239

El Partido Popular exige garantías al Gobierno municipal socialista tras el anuncio de que Indra instalará un centro de producción de software avanzado en el Círculo de las Artes y la Tecnología de Segovia (CAT) para evitar un nuevo fiasco como el ocurrido con el Instituto de Danza Alicia Alonso.

Los concejales del Grupo Municipal Popular Darío Reques y Juan Antonio Miranda han detallado en rueda de prensa las muchas dudas que entre los populares ha suscitado el acto que protagonizaron el lunes la alcaldesa, Clara Luquero y un representante de Minsait, filial de Indra.

“Después de doce años tortuosos una empresa muestra interés real en instalarse en Segovia. Hasta ahí las buenas noticias. Una vez más queda demostrado que la ansiedad que tiene la alcaldesa por darle uso al CAT y reconducir esta catástrofe de gestión que tienen entre manos ha llevado a un nuevo ejercicio de improvisación por el hecho de que, al margen de ese interés de Indra, no conocemos ningún dato más. No sabemos ni qué duración va a tener dicho acuerdo, no sabemos cuántos metros cuadrados se van a ocupar, no sabemos quién asume los gastos y de qué manera, no sabemos los empleos directos o indirectos que se van a crear con la iniciativa; en definitiva, no conocemos ningún detalle”, afirma Reques.

En el principal grupo de la oposición municipal, que espera que el equipo de Gobierno responda y aclare dudas en la comisión extraordinaria que se celebrará el día 27, se preguntan si más allá de la rentabilidad social que defiende la alcaldesa, hay más y Reques reprocha a los socialistas si es “la misma rentabilidad social que la de mantener cerrado el parking de José Zorrilla tras anunciar su apertura en varias ocasiones o la que se ha obtenido tras tener que pagar las sentencias millonarias derivadas de los pleitos perdidos”.

Si hay acuerdo tiene que saberse cómo se va a gestionar, argumentan los populares, que quieren conocer el plan director o plan de gestión no ya del Centro de Innovación y Desarrollo (edificio CIDE) sino el de todo el proyecto del CAT.

Otras dudas

Por su parte, Miranda insiste en el problema que a su juicio se ha generado con los terrenos en donde se ubica el CAT. Recuerda que una reciente sentencia obliga a expropiar una de las parcelas, lo que el PP considera puede generar “un panorama de incertidumbre” al que hay que dar una solución. “Estamos hablando de 168.000 metros cuadrados ocupados pero que no se han pagado”, señala el concejal popular.

Asimismo, apunta que será difícil ejecutar los 500.000 euros previstos para este año para terminar el edificio CIDE, y supone que se hará todo en la primera mitad del 2019. Por ello considera muy importante que las empresas interesadas conozcan cómo será el desarrollo de las obras, sepan cómo va ser el edificio, cómo estará el entorno o si se va a seguir desarrollando, entre otras cosas. “Entendemos que son cosas que a las empresas les importa”, señala el concejal popular para quien es fundamental darles una seguridad.

Miranda retiera que hay que tomar medidas para generar confianza y que las empresas que están interesadas en instalarse en el CIDE se queden de verdad: “Es necesario hablar de la superficie, del precio del alquiler, de cómo van a ser las instalaciones, del personal que necesitan o del número de segovianos que podrían trabajar ahí. Hay que aclarar todas las incertidumbres y hacer lo posible para que, en agosto, pasadas las elecciones, INDRA esté ya instalada en el CIDE”.

En contraposición, afirma que “nos hemos gastado más de 25 millones de dinero público en este faraónico proyecto que es CAT, olvidándose el Gobierno municipal socialista de las necesidades de nuestros barrios, de que en la ciudad de Segovia hay más de 50.000 metros cuadrados de edificios vacíos o de las empresas que ya estaban en nuestra ciudad o de los polígonos industriales en los que no se ha hecho prácticamente nada”.

Un ejemplo, el centro de Indra en Salamanca

Indra, a través de la filial Minsait, tiene centros de producción de software en ciudades como Ciudad Real, Málaga, Valencia, Salamanca, Lérida, Zaragoza, Castellón, Coruña, Tarragona, Barcelona o Madrid. El de Salamanca comenzó su actividad hace una década con una plantilla de 25 personas y en la actualidad se ha convertido en uno de los centros de producción global de Indra en todo el mundo y cuenta con más de 200 profesionales, procedentes en su mayoría de las universidades salmantinas.