Ayuntamiento-Pleno
La portavoz del Grupo Popular, Raquel Fernández, mira a las concejalas de Ciudadanos durante el debate del presupuesto en el pleno de ayer. / KAMARERO
Publicidad

Pleno denso, muy denso y con debate previsible después de semanas de dimes y diretes sobre el proyecto de presupuesto municipal para este año, y por momentos bronco, por ejemplo en los cruces de declaraciones entre el portavoz socialista, Alfonso Reguera y el de IU, Ángel Galindo, o entre la de Ciudadanos, María José García Orejana y la del Grupo Popular, Raquel Fernández. La sesión fue una crónica anunciada de la materialización del acuerdo entre Cs y PSOE para sacar adelante las cuentas de 2018.

Los votos de los concejales socialistas fueron por lo tanto suficientes, gracias a la abstención de las dos concejalas de la formación naranja, mientras el resto votó en contra. PP, UPyD Centrados en Segovia e Izquierda Unida coinciden en criticar un acuerdo donde todos encuentran puntos que descalificar, al tiempo que insisten en que apunta a un pacto de gobernabilidad, más allá en contenido y en tiempo de duración que el mero hecho puntual de desbloquear el presupuesto.

Antes del debate la alcaldesa, Clara Luquero, pronunció un discurso en el que, entre otras cuestiones, defendió las obras en el edificio CIDE del CAT (Círculo de las Artes y la Tecnología) como necesarias para “aprovechar las ventajas competitivas que nos ofrece la implementación de la tecnología 5G de manera pionera en Segovia”.

Incluyó entre sus objetivos “impulsar el desarrollo económico” de la ciudad y el “asentamiento de las bases para la radicación de empresas”, un discurso que recalcó luego el portavoz socialista, quien pintó “un futuro esperanzador” para Segovia a partir de este 2018 y sobre el citado inmueble inacabado del CAT dijo que la inversión en este ejercicio debe entenderse como “un mensaje de apoyo al mundo empresarial”.

Refiriéndose al acuerdo con Cs, y en concreto a lo relativo a este edificio, Reguera dijo que es “una apuesta por la apertura a nuevos sectores económicos”, de ahí que, según afirmó, la confluencia entre los dos grupos municipales haya sido recibida con “enorme ilusión” por sectores económicos y empresas tecnológicas.

Una “apuesta” del Gobierno municipal socialista, concluyó para cerrar el debate, curiosamente la misma palabra que utilizaba García Orejana al asegurar que el CIDE es “una apuesta por un centro tecnológico y de innovación, hacerlo visible para que sirva de pantalla y de foco de atracción de empresas”.

La portavoz de Cs justificó la abstención de su grupo porque a pesar de incluir los puntos del acuerdo firmado con los socialistas no están avala la gestión de asuntos que han motivado sentencias y el pago de cantidades millonarias.

Antes escuchó, y se defendió con vehemencia, las críticas de los portavoces de la oposición por el acuerdo que ha permitido la aprobación inicial del presupuesto.

Especialmente dura fue la portavoz del PP, Raquel Fernández, quien además no quiso retirar, como le pedía García, las declaraciones realizadas en rueda de prensa el jueves en el sentido de que el año pasado ya protagonizó “el acuerdo de los columpios”, expresión que la concejala de la formación naranja calificó de “deleznable” y sostuvo que así se lo han comunicado familiares de niños con capacidades diferentes.

La edil del Grupo Popular le recordó que es de los parques infantiles accesibles es el único punto que ha salido adelante hasta el momento de las propuestas que hizo Ciudadanos en 2017, “lo que le ha permitido hacerse la fotografía con la alcaldesa, que parece que le gusta y seguro va a repetir”.

Por otro lado, Fernández afirmó que por lo que siguen apostando en el Grupo Socialista que gobierna la ciudad “es por resolver sus propios entuertos y no las necesidades de Segovia”, en relación a los pagos derivados de sentencias contrarias al Ayuntamiento.

Exposición pública

Una vez aprobado, el presupuesto tiene que pasar por la tramitación habitual; es decir, publicación de un anuncio en el Boletín Oficial de la Provincia para abrir un periodo de exposición pública de quince días en el que cualquier ciudadano puede presentar reclamaciones ante el Ayuntamiento, y este en su caso resolverlas antes de su aprobación definitiva para publicar en el citado boletín un resumen por capítulos.

Enmienda

Centrados en Segovia, que reprochó al equipo de Gobierno falta de concreción en varias partidas, entre ellas varias del área de Cultura, y pidió una explicación que no tuvo, había presentado una enmienda al proyecto de presupuesto para detraer 450.000 euros de la inversión en el edificio CIDE y destinarlos a pavimentaciones (200.000 euros), renovación de redes de abastecimiento (150.000) y renovación del alumbrado público (100.000). No prosperó pero contó con el apoyo del Grupo Municipal Popular y de Izquierda Unida.

Compartir