Perfil de Alfonso Reguera

Un gestor que llegó al Ayuntamiento tras una carrera profesional en Caja Segovia

3203

Alfonso Reguera (Segovia, 1956) cumplió ayer 62 años. Vivió en Segovia hasta los 25, cuando entró a trabajar en Caja Segovia y su primer destino fue Cuéllar. Allí conoció a la que hoy es su mujer y allí nacieron sus dos hijas.

Fueron casi tres décadas de dedicación a la citada entidad de ahorro, llegando a ser director de varias sucursales, en zonas urbanas y rurales, como Cuéllar y la comarca de El Carracillo.

Hace casi veinte años regresó a la capital segoviana y su última responsabilidad, antes de se elegido concejal, fue la de director de la Oficina de Caja Segovia la céntrica plaza de San Facundo.

Coincidiendo con el proceso de integración en Bankia se prejubiló de la entidad en 2010 y un año después se integró en el equipo del alcalde Pedro Arahuetes, algo que él contaba como una vuelta al mundo de la política, que le apasionó durante su juventud, cuando fue miembro de Juventudes Socialistas, aunque en esa primera etapa en la corporación aparecía en la lista del PSOE en la posición 12 y como independiente.

Repitió en la lista socialista a las municipales de 2015, ya con Clara Luquero como candidata a la Alcaldía —que Arahuetes había dejado en marzo de 2014— y como número dos del equipo.

Reguera ha sido secretario general de la Agrupación del PSOE en Segovia hasta hace relativamente poco e incluso se especuló con que podía ser el sucesor de Arahuetes cuando este dejara la Alcaldía.

Poco premonitorias parecen ahora sus palabras de 2012 en El Adelantado, cuando en una entrevista como concejal de Seguridad Ciudadana insistía en su proyecto de conseguir una Policía Local “afable, protectora de la sociedad, no la penalizadora”. “El policía debe tratar al ciudadano como le gustaría que le trataran a el”, aseguraba.