8_1elena-
Elena de Dios Rodríguez, premio MIR 'José María Segovia de Arana' de Castilla y León. / E. A.
Publicidad

Un programa de ejercicio físico bien pautado puede contribuir a ralentizar el deterioro cognitivo de las personas con demencia, así como a mejorar el estado de ánimo de los enfermos y sus cuidadores, según las conclusiones de una investigación llevada a cabo por la médico Elena de Dios Rodríguez, que actualmente trabaja en el centro de salud Segovia Rural.

Elena de Dios, madrileña de 30 años, estudió Medicina en la Universidad San Pablo CEU de Madrid y realizó la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria en Salamanca, lugar donde ha desarrollado una importante labor investigadora especialmente sobre la actividad física de los pacientes con demencia y sus cuidadores familiares, que ahora pretende aplicar en Segovia. Está realizando su tesis doctoral sobre el programa ‘Actividad Física para los pacientes con demencia y sus cuidadores familiares. Ensayo Clínico Aleatorio en Atención Primaria’ por el que Elena de Dios ha recibido uno de los premios ‘José María Segovia de Arana’, que se otorgan anualmente a los MIR que terminan su formación en Castilla y León. El premio consiste en un contrato de 3 años en uno de los centros de la comunidad para desempeñar una actividad asistencial paralela a una labor investigadora para desarrollar el proyecto de investigación.

Al terminar la residencia en Salamanca el pasado mes de mayo, Elena de Dios se vino a Segovia y desde entonces está trabajando en el centro de salud de Segovia Rural, en concreto en la zona de Marugán y Muñopedro, “pueblos con mucho encanto donde me han acogido de la mejor manera posible y en los cuales me encuentro muy feliz desempeñando todo lo que he aprendido durante los años de formación”, comenta la joven médico. Tiene la firme intención de fijar su residencia en esta provincia y “a corto plazo me trasladaré al centro de la ciudad —anuncia— donde me gustaría poder continuar con mi labor investigadora”.

El programa, que ha merecido el premio regional, pretende fomentar la realización de la actividad física de los pacientes con demencia y sus cuidadores familiares “puesto que se ha visto que en ambos casos estos pacientes se van haciendo cada vez más sedentarios y tienen mayor riesgo cardiovascular debido a la restricción de la misma”, comenta la autora de la investigación. Por otro lado, se ha visto que el incremento de actividad física se relaciona con efectos positivos sobre la salud cardiovascular y el deterioro cognitivo por lo que el objetivo del proyecto es evaluar la efectividad de una intervención para aumentar la actividad física de pacientes con demencia y de sus cuidadores familiares en Atención Primaria.

Compartir