Imagen de la retirada de la escultura de la Virgen del Acueducto. / Kamarero
Publicidad

El candidato del PP a la Alcaldía de Segovia, Pablo Pérez, ha mostrado su preocupación por si el Ayuntamiento de la capital será capaz de cumplir los plazos marcados para la restitución de la Virgen del Acueducto en la hornacina en donde ha permanecido durante 500 años, ya que considera que “no sólo forma parte del patrimonio segoviano y de la historia de la ciudad, sino que también es un símbolo del Acueducto”.

“No me gustaría que este proceso para restaurar la imagen y hacer una réplica fiel para colocarla, según dice el gobierno de Clara Luquero, fuera una excusa para retirar de manera definitiva la imagen y que esta, aunque sea una réplica, no volviera a su sitio”, ha afirmado el candidato popular.

Pablo Pérez espera que el gobierno municipal socialista cumpla con los tiempos establecidos y que dentro de dos meses se pueda ya ver colocada de nuevo en la hornacina la imagen de la Virgen. “Por la experiencia de estos años y de este mandato corporativo, sabemos que el gobierno de Clara Luquero es incapaz de cumplir con los plazos marcados, aunque, curiosamente, con la figura del diablillo, y con un proceso judicial de por medio, no hubo problema y en poco menos de 4 meses estaba ya colocada. Pedimos, al menos, la misma efectividad y diligencia”.

Por otro lado, el candidato popular ha reivindicado el valor de la bandera de España que colocaban los artilleros todos los años rodeando la imagen de la Virgen. “Para los artilleros, que también forman parte de Segovia, ver el distintivo de su promoción junto a la Virgen y el Acueducto no sólo era una tradición sino algo de lo que se sienten orgullosos”, señala el candidato popular quien apuesta por volver a dejar la bandera, una vez que la coloquen, junto a la Virgen durante todo el año. “Ya no hay excusas, más que las meras ideológicas, porque, en teoría, al ser la imagen una réplica de la original, la bandera ya no la dañaría”.

Además, Pablo Pérez ha pedido al gobierno municipal que informe a los ciudadanos del tiempo que van a permanecer en el Azoguejo los andamios que han utilizado para bajar la imagen puesto que hasta dentro de dos meses no volverían a ser necesarios. “Ya he dicho que estaré pendiente de los plazos, pero también quiero que la imagen del monumento más representativo de los segovianos sea la que tiene que ser y no se vea enturbiada por unos andamios que con ser necesarios para bajar la imagen, no tendrán ningún sentido durante este tiempo. De quedarse en el Azoguejo sólo responderían a la dejadez que ha caracterizado al gobierno de Luquero durante este mandato”.