Pablo Pérez, esta mañana junto al cartel que ha informado del cierre del aparcamiento desde noviembre de 2015 para plazas de rotación. / E. A.
Publicidad

Tres años y medio después de la frase de la alcaldesa Clara Luquero de “abriremos en unos meses”, el aparcamiento subterráneo de José Zorrilla reanuda su actividad con una dura crítica del candidato del PP a la Alcaldía, Pablo Pérez, por lo que considera condiciones “que no son ni mucho menos las que se esperan de un parking público municipal”.

Pérez explica que continúan las humedades, los remates en algunas plantas dejan mucho que desear y algunas plazas para discapacitados ocupan parte del espacio de paso del resto de vehículos. “Se le tendría que caer la cara de vergüenza —dice por la alcaldesa— al ver el estado real y lo que ella ha vendido y sólo porque estamos en la semana previa a las elecciones”, afirma.

Considera que “el Partido Socialista ha vuelto a anteponer sus intereses políticos por encima de la gestión de la ciudad y del beneficio de sus vecinos” y añade, como ya lo hizo la portavoz municipal del PP en el mandato recién finalizado, que tampoco sus precios son buenos.

Por su parte, se compromete a gestionar de manera eficaz el aparcamiento de José Zorrilla. “Nuestro objetivo es fomentar su uso y convertir este aparcamiento en una herramienta para dinamizar la zona a todos los niveles”, asegura Pérez, quien anuncia que bajará los precios, fijando en 1 euro la hora (ha abierto con una tarifa de 1,80 euros) y optimizará el uso de las plazas.

El candidato popular también apuesta por facilitar el transporte público por este eje comercial y contempla la posibilidad de establecer una línea de autobús que pase por la calle de José Zorrilla.

Pérez recuerda que la gestión socialista del aparcamiento ha costado ya 3,5 millones de euros y podría costar 11 más al Ayuntamiento si los tribunales admiten la reclamación de la antigua concesionaria.

“La política de la foto, del parche y la chapuza no va conmigo”, afirma, al tiempo que sostiene que “los segovianos no pueden estar pagando constantemente las consecuencias de la inacción política de Clara Luquero. Con este gobierno socialista caótico y desorganizado, Segovia no ha hecho más que sumar una oportunidad perdida tras otra y llega el momento de decir basta”.