4_1nerea-territorio-rural
La directora general de Telecomunicaciones, María Victoria Seco Fernández, en la Diputación./ N. LL.
Publicidad

Ocho municipios de la provincia de Segovia han marcado los primeros puntos del mapa del Territorio Rural Inteligente que traza la Junta de Castilla y León, con la implicación de las diputaciones provinciales, para extender el uso de avanzadas tecnologías de la información en la gestión de los servicios públicos que se prestan en los pueblos.

En el primer semestre de 2018, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, con la implicación de la Diputación de Segovia, ha instalado siete sensores en contenedores de envases ubicados en Cubillo, Arevalilllo de Cega, Valleruela de Sepúlveda, Orejana, Valleruela de Pedraza, Arahuetes y Santiuste de Pedraza, para el control y la gestión de residuos, y otro sensor de control de cuadro eléctrico en La Lastrilla para mejorar la regulación lumínica. Estos ‘chivatos’ recogen y transmiten a través de una plataforma software información en tiempo real sobre el estado de cada punto de control para así poder adecuar el servicio a las necesidades de cada momento o adoptar soluciones inmediatas ante un problema. Los sensores pueden indicar por conexión inalámbrica si un contenedor está lleno o vacío para condicionar las rutas de recogida de residuos, o si se ha movido de lugar. Y de igual forma los dispositivos de control de alumbrado permiten, por ejemplo, detectar si hay enganches ilegales, si se producen robos de cableado y medir el consumo.

Toda esta estructura de comunicación remota, aún en periodo de prueba, forma parte del proyecto pionero ‘Territorio Rural Inteligente de Castilla y León’ del que ayer dio cuenta la directora general de Telecomunicaciones, María Victoria Seco Fernández, en una rueda de prensa ofrecida en la Diputación provincial de Segovia. María Victoria Seco Fernández estuvo acompañada por el diputado de Administración y Personal, José Luis Sanz Merino, y por el jefe del Servicio de la Sociedad de la Información, José Antonio González Martín.

La directora general de Telecomunicaciones aseguró que el proyecto, que ha sido elogiado por la Administración central, salva problemas de cobertura, “lleva la modernidad al mundo rural y va a aportar beneficios a los ciudadanos, beneficios también económicos en la mejor gestión de los servicios públicos y también medioambientales”.

José Luis Sanz Merino avanzó que se van a instalar sensores en el alumbrado de otros cinco municipios más de la provincia de Segovia. De igual forma, el Consorcio Provincial de Medio Ambiente ampliará la red de chivatos colocados en los contenedores de residuos de los pueblos.

Tecnología pionera

El proyecto Territorio Rural Inteligente, cuya plataforma desarrolla Telefónica, cuenta para su despliegue con diferentes tecnologías de comunicaciones y entre ellas una que está llamada a revolucionar el sector. Se trata de la Narrow Band IoT (NB IoT), una tecnología de comunicación inalámbrica basada en el bajo consumo energético que permite conectar toda clase de dispositivos con un gasto mínimo de batería y una implementación rápida en la red de los operadores. El NB-IoT es un nuevo estándar de la industria, que está además apoyado por los más importantes operadores a nivel mundial.

Territorio Rural Inteligente ha logrado la instalación del primer sensor NB IoT en entorno rural que se realiza en Europa –según información facilitada por Telefónica- con la utilización de esta tecnología en un sensor de detección de fugas de agua, ubicado en la localidad palentina de Grijota, la cual también podrá ser utilizada en el futuro en localidades de la provincia segoviana.
El proyecto se encuentra ahora en la primera fase, en la que se han instalado un número limitado de sensores y actuadores por control remoto en puntos determinados por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a modo de prueba para comprobar su correcto funcionamiento; en la segunda fase, que durará tres años, las diputaciones instalarán y mantendrán los sensores y actuadores que gestionarán los servicios públicos de alumbrado, agua y recogida de residuos.

La Junta de Castilla y León aprobó este proyecto en julio de 2017, con financiación del FEDER y en el marco de la red de municipios digitales de Castilla y León.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente aporta 750.000 euros, de un total de 1.115.500 euros, para desarrollar e implantar una plataforma de software inteligente común para las nueve diputaciones, que pueda gestionar servicios públicos de alumbrado, recogida de residuos y gestión del agua. No obstante estas tres funcionalidades son solo un ejemplo de las posibilidades que ofrece esta plataforma, que permitirá gestionar otros servicios de manera totalmente integrada, como pueden ser el patrimonio inteligente, aparcamiento inteligente, incidencias ciudadanas, monitorización medioambiental, turismo (oferta y demanda de actividades turísticas) y préstamo de bicicletas, además de generar nuevas oportunidades para empresas 4.0, según remarcó la directora general de Telecomunicaciones.

62 puntos en la región

En esta primera fase, se han instalado un total de 62 sensores en la Comunidad, repartidos en las provincias de Segovia, Palencia, Soria, Ávila y León. De ellos, 42 dispositivos proporcionan información sobre residuos, 11 sobre el servicio de aguas y 9 sobre alumbrado.

Acciones para romper la brecha digital

La directora general de Telecomunicaciones, María Victoria Seco Fernández, señaló la preocupación de la Junta de Castilla y León por los problemas de cobertura que se producen en el medio rural y destacó las acciones encaminadas a romper la brecha digital. En este sentido Victoria Seco indicó que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, tiene abierta desde el 28 de agosto una convocatoria de subvenciones para promover la extensión de la banda ancha a las zonas rurales. Estas ayudas, a las que la Junta destina este año tres millones de euros, están cofinanciadas al 50% mediante el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

El objetivo de la convocatoria es llegar a las denominadas ‘zonas blancas’, que son aquellas donde no hay ningún operador prestando servicios superiores a los 30 megas, de acuerdo con el mapa de cobertura elaborado por la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital, y que además sean entidades de población con menos de 500 habitantes. Los operadores de comunicaciones que presenten sus proyectos de acceso a Internet de banda ancha ultrarrápida, es decir, de 100 megas, podrán beneficiarse de subvenciones que podrán alcanzar el 90% del coste total del mismo y podrán basarse en cualquier tecnología que cumpla con la velocidad requerida.

Además, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente está trabajando en una nueva convocatoria de una subvención dirigida a proyectos que doten de conexión a Internet de muy alta velocidad a polígonos industriales y centros logísticos, con un presupuesto cercano a 2 millones de euros, cofinanciada al 50% mediante el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Victoria Seco recordó también que el Ministerio de Fomento concede ayudas de hasta 400 euros para la contratación de conexiones a Internet por medio de satélite, a una velocidad de 30 megas, en zonas en las que no existe otra alternativa para conectar a una velocidad de, al menos, 10 megas. La solicitud de la subvención se realiza por medio del operador que vaya a prestar el servicio, pudiendo elegirse este de entre una lista que Red.es publica en su web. De estas ayudas pueden beneficiarse ciudadanos, asociaciones sin ánimo de lucro, pymes y ayuntamientos. El plazo para solicitar estas ayudas está abierto hasta el 29 de agosto de 2019.