5_1nerea-mamografo
El último mamógrafo que se ha puesto en marcha en el Hospital General. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Los radiólogos defienden que el programa de Cribado del Cáncer de Mama de la Junta de Castilla y León se haga íntegramente en los servicios de radiodiagnóstico de los hospitales de la región para evitar la duplicidad de las pruebas y reducir la inquietud a las pacientes.

Actualmente, las pruebas del programa de detección precoz del cáncer de mama se realizan en el Hospital General pero después las imágenes se envían fuera a equipos de radiólogos que no pertenecen a Sacyl para que hagan el informe, y si detectan alguna anomalía o sospecha piden que se repita la prueba y remiten el caso a los especialistas del servicio hospitalario. La externalización de la lectura de imágenes “duplica el trabajo y hemos detectado ineficacia”, según el jefe del Servicio de Radiodiagnóstico del Complejo Asistencial de Segovia, Francisco Javier Rodríguez Recio.

El equipo de Segovia ha detectado que el 30 por ciento de las pruebas que se repiten se podían evitar y así ahorrar tiempo a los profesionales y sobre todo incertidumbre a las mujeres para las que una segunda cita por sospecha de patología genera mucha ansiedad y preocupación.

El también secretario de la Fundación Española de Radiología asegura que varias comunidades autónomas como Castilla La Mancha, Baleares, Valencia, Navarra… tienen integrado el programa en sus hospitales, mientras Castilla y León sigue con la división.

Rodríguez Recio añade que después de conseguir que todas las provincias de la región tengan mamógrafos digitales nuevos, ha llegado el momento de tener completo el programa de cribado del cáncer de mama en sus hospitales.