7_1-poblacion
A pesar de la reducción de los expedientes de regulación de empleo, aumentó el número de afectados. / ROCÍO PARDOS
Publicidad

Los expedientes de regulación de empleo (ERE) son esos procedimientos que utilizan las empresas cuando atraviesan una mala situación económica, mediante los cuales despiden o suspenden a los trabajadores o reducen su jornada laboral, con el objetivo de solventar dicha situación.

Durante la época de crisis económica aumentó el número de empresas que se acogía a estos procedimientos, aunque en los últimos años el número se ha ido reduciendo progresivamente. Así, según los datos relativos a 2017, los últimos publicados por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, el año pasado se vieron afectadas en la provincia de Segovia 16 empresas por un ERE, un 20 por ciento menos de las que lo sufrieron en 2016.

Sí que aumentó, sin embargo, el número de trabajadores, llegando hasta los 174 —fueron 150 en 2016—. La mayoría de ellos sufrieron una suspensión de contrato, 112; mientras que 54 se vieron afectados por una reducción de su jornada laboral; y los nueve restantes, por un despido colectivo.

A nivel nacional fueron 2.615 las empresas que registraron un expediente de regulación de empleo en 2017, frente a las 3.999 del ejercicio anterior (-34,6 por ciento). Descendió también el número de trabajadores perjudicados por estas medidas, hasta los 57.497 —en 2016 se alcanzaron los 86.576 empleados afectados, un -33,6%—. Un total de 48.980 trabajadores aceptaron el expediente, mientras que los otros 8.517 se vieron envueltos en un ERE sin acuerdo.

Por sectores laborales, Servicios fue el que sumó el mayor número de empresas afectadas, con 1.488 en todo el territorio nacional. A continuación se situaron la Industria, con 716 sociedades; la Construcción, con 251; y el sector Agrario, con 160.

Teniendo en cuenta el número de empleados que tenían las empresas a la hora de presentar su expediente de regulación de empleo, más de la mitad eran pymes, con entre 1 y 9 trabajadores (1.407); y entre 10 y 24 empleados tenían 567 de los negocios afectados. Por lo que respecta a grandes sociedades, 31 empresas que aplicaron un ERE tenían entre 500 y 999 trabajadores; 29, entre 1.000 y 4.999; y doce contaban con más de 5.0000 empleados.