Publicidad

“La forma de orar de Santo Domingo incita a la devoción, alternadamente del alma al cuerpo y del cuerpo al alma. En el caso de santo Domingo, lo llevaba a derramar vehementes lágrimas y encendía el fervor de su buena voluntad de tal modo, que la mente no podía impedir que los miembros del cuerpo delatasen su devoción con señales exteriores. Y, por la misma fuerza de la mente en oración, a veces prorrumpía en peticiones, súplicas y acciones de gracias”.

De esta manera el autor de ‘Los nueve modos de orar de Santo Domingo’ definía la ardorosa forma que el santo tenía para dirigirse a Dios, empleando para ello no sólo la palabra sino el propio cuerpo en distintas posiciones y posturas.

La cueva a orillas del rio Eresma a la que llegó en 1218 para desarrollar su fecunda actividad pastoral fue escenario sin lugar a dudas de muchos de estos encuentros de oración, que ocho siglos después con ocasión de la conmemoración del octavo centenario de la llegada a Segovia del fundador de la orden de predicadores se recrean en una visita guiada que a lo largo de este año tiene lugar los cuartos viernes de mes en el marco de las actividades conmemorativas de esta celebración.

Las visitas, que tienen carácter gratuito, únicamente requieren la inscripción previa a través del teléfono 627 84 08 70, y la sexta de este ciclo tendrá lugar mañana a las cinco de la tarde, donde los participantes se congregarán en la plaza del Azoguejo para llevar a cabo el recorrido hasta la cueva de Santo Domingo.

Durante el trayecto, la visita recordará los distintos pasos del santo por la ciudad, y una vez en la cueva, se explica el significado de este edificio y su valor para la familia dominicana. Como lugar de oración que fue para el fundador de la Orden de Predicadores, la visita evoca los nueve modos de orar detallados en la obra de autor anónimo que se conserva en la Biblioteca Vaticana, profundizando en la actitud de cada uno de ellos, y la visita concluirá con una pequeña oración en la que se evocará la figura del santo.

Compartir