Entorno del Lago Alonso, junto a Nueva Segovia. / E. A.
Publicidad

Atentos y vigilantes en la Asociación de Vecinos del barrio de Nueva Segovia a la evolución de los trabajos para la consecución de un centro de salud, una infraestructura largamente reclamada, incluso con una manifestación, y que parece que será una realidad. El presidente del movimiento vecinal en esta zona de la ciudad, Francisco Fernández-Caro, recuerda que ya se han realizado las catas obligadas en materia arqueológica y, según la información que maneja, tanto de fuentes de la Junta como de la UTE de empresas que ejecutará las obras, los próximos trabajos se centrarán en aspectos topográficos y de medidas de accesibilidad y mitigación de ruido.

“Nos han traslado que la maquinaria empezará a trabajar en la parcela del centro de salud en el mes de noviembre pero en la asociación nos daremos por satisfechos si comienzan en febrero o marzo”, indica este dirigente vecinal, al tiempo que insiste en que “no vamos a bajar la guardia”.

Ahora que la principal reivindicación de los vecinos de Nueva Segovia parece encarrilada, la Asociación ‘San Mateo’ plantea como prioridad la consecución de un centro público para los mayores del barrio.

La población está envejeciendo, como ocurre en el resto de la ciudad, y aunque siempre se ha considerado una de las zonas con más jóvenes, Fernández-Caro recuerda que hay familias asentadas desde mediados de los años ochenta y el número de jubilados ha crecido considerablemente.

De cara al proceso de Presupuestos Participativos del Ayuntamiento de Segovia tanto la asociación como particulares han presentado en plazo media docena de propuestas.

Entre otras, la mejora del entorno del Lago Alonso y el parque que le circunda, así como una programación más amplia y frecuente de actividades dirigidas a dar a conocer los valores de este paraje desde el punto de vista geológico, natural, etc.

Los representantes vecinales indican que ahora mismo está bastante “dejado” a pesar de que el pleno del Ayuntamiento aprobó una moción de IU para mejorarlo. Fernández-Caro alerta de que en la parte superior hay una separación con tablones de madera, “muy resecos e inestables” lo que supone un riesgo para las personas.

Otras propuestas para el barrio son la remodelación de la calle Gil de Biedma, así como varias aceras de numerosas calles y plazas. Por otro lado, en la céntrica plaza de Espronceda se ha solicitado la instalación de carpas o algún sistema que pueda procurar sombra, especialmente en verano.