Los integrantes de la mesa redonda que versaba en torno al director de cine Manuel Summers.
Los integrantes de la mesa redonda que versaba en torno al director de cine Manuel Summers. / Nerea Llorente.
Publicidad

Como es tradición, MUCES destina la mañana del sábado a una mesa redonda en la que, en cada edición, se saca a colación a destacados cineastas fallecidos con el objetivo de que “no caigan en el olvido”, señaló el moderador del acto, Miguel Olid.

En esta ocasión, fue Manuel Summers, ganador de varios premios Goya, el elegido como protagonista de la cita. En ella se personaron su hija, Cheyenne Summers Galbó; Tote Trenas, director de fotografía y miembro de junta directiva de la Academia de Cine Español y Chencho Arias, diplomático, embajador de España ante la ONU, actor para Summers y amigo del mismo. David Summers, también hijo del cineasta fallecido en 1993, participó en la mesa redonda a través de un vídeo ya que se encuentra de gira con su grupo musical ‘Hombres G’ en Méjico.

Los tres invitados, grandes conocedores de la figura profesional y también de los aspectos más humanos de Summers, no cesaron en destacar lo divertida que era la vida al lado del director de cine.

A través de anécdotas, mayormente, fueron desgranando la personalidad y la manera tan peculiar de trabajar que tenía Summers a la hora de rodar las películas, en gran medida guionizadas por él.

“Manolo tenía las ideas super claras y, ante los contratiempos, tenía mucha facilidad para elaborar soluciones rápidas y eficaces”, destacó Trenas. Por su parte, Arias, comentó que mientras ostentaba el cargo de subsecretario del Estado, fue tentado por el director de cine para actuar, haciendo las veces de vampiro, en una de sus creaciones. “Sin duda acepté y creo que debería haber pagado yo por esa oportunidad”, señaló, añadiendo que “hizo películas muy buenas antes de los 30 años sin querer parecerse al gran Orson Welles”.

Humor, ironía, ingenio, imaginación… y un sin fin de calificativos, todos ellos positivos para el cineasta y dibujante sevillano. “A mi padre se le perdonaba todo porque la gente sabía cómo era pero, como dice Chencho, me encantaría verle ante la situación actual del país, el conflicto catalán, la tesis del presidente Sánchez, por ejemplo”, señaló la pequeña de los Summers.

Según contó Trenas, “Manolo era mucho del Real Madrid y le encantaba el fútbol, lo que nunca he visto en mi vida es que reúna los sábados o los domingos a todo el equipo para echar un partido”. “Sin duda, rodar con Manolo es mucho más divertido que ser subsecretario de Estado”, sentenció Arias.