Ministerio y Junta suscriben el convenio de cesión de la nueva Biblioteca Pública

Entre marzo y mayo la Gerencia de Infraestructuras y Equipamientos ha adjudicado varios contratos, entre ellos el del sistema integral de RFID para identificación y control de fondos

3

El convenio para la gestión de la Biblioteca Pública del Estado de Segovia entre el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Junta fue uno de los últimos documentos suscritos tanto por el ex ministro José Ignacio Wert, como por la ex consejera de Cultura de Castilla y León, Alicia García (ahora consejera de Agricultura y Ganadería). La firma se produjo en Madrid el pasado 15 de junio y el convenio se publicó en el BOE el pasado día 10.

Se trata de un trámite necesario para la cesión del nuevo edificio construido por el Ministerio en el barrio de Nueva Segovia y actualiza el convenio original firmado entre ambas administraciones en 1986 para la gestión de las bibliotecas de titularidad estatal.

Así, el documento recoge que se ha considerado conveniente el traslado de la sede actual de la Biblioteca Pública, ubicada en plena Calle Real de Segovia ( calle Juan Bravo, 17) al nuevo edificio situado en la calle de los Procuradores de la Tierra, 6, “con la finalidad de atender al mejor funcionamiento del servicio público que presta”.

En este sentido, el régimen de gestión y los compromisos establecidos por las partes en el convenio de 1986 no se modifican ni alteran por el cambio de sede pero el nuevo documento incluye una cláusula que indica que el incremento de gastos, tanto de personal como de funcionamiento, que ocasione la nueva sede “será íntegramente asumido por la Comunidad Autónoma de Castilla y León”.

Por otro lado, entre marzo y mayo de este año la Gerencia de Infraestructuras y Equipamientos del Ministerio de Cultura ha adjudicado varios contratos, entre ellos uno por importe de 121.895, impuestos incluidos, a Nedap Ibérica S. A. para el suministro e instalación de un sistema integral de RFID —identificación y control de fondos a través de radiofrecuencia—. El coste del contrato rebaja en cerca de 40.000 euros el presupuesto base de licitación.

Este sistema está basado en etiquetas con más prestaciones que los códigos de barras, ya que emiten señales, lo que posibilita el seguimiento de datos a través de frecuencias de radio.

En el caso de la nueva Biblioteca Pública se ha considerado conveniente el suministro de 150.000 etiquetas RFID para libros, 13.000 para CD’s y 16.000 para DVD’s, además de una impresora de etiquetas, una estación de autoservicio para préstamo y devolución y un sistema de detección antihurto para accesos y salidas que se ubicará en la entrada principal, en el acceso a la terraza de la planta baja y en acceso a la Sala de Investigadores de la planta primera. El contrato incluye estaciones de trabajo para grabación y lectura de fondos con etiquetas RFID, una unidad autónoma de lectura de estas etiquetas y un buzón de devoluciones.

Como se recordará, el Ministerio recepcionó las obras de la nueva biblioteca en diciembre de 2014 aunque la previsión inicial para la ejecución completa de las mismas, incluyendo el equipamiento, era en el verano anterior. Las nuevas instalaciones suman unos 8.000 metros cuadrados de superficie útil repartida en tres plantas.

En cuanto al edificio histórico que ha sido sede de la Biblioteca Pública del Estado desde 1948 (antigua Cárcel Real de Segovia), el Ministerio confirmó al Ayuntamiento de Segovia en octubre de 2014 que se lo cederá una vez que se inaugure la nueva. La alcaldesa, Clara Luquero, ya ha manifestado su deseo de poder tomar posesión del inmueble con mayor antelación, ya que pretende instalar en él la Casa de la Lectura, un centro cultural con el libro como protagonista, con biblioteca, salas de estudio y espacio para clubes de lectura.