Milanos reales de turismo

El censo de SEO -Segovia confirma la relevancia de la provincia como lugar de invernada de las poblaciones centroeuropeas de esta especie

3

Un año más —y van seis consecutivos— SEO – Segovia ha organizado un censo de milano real (Milvus milvus) en la provincia. Durante cerca de tres meses, desde noviembre de 2015 a enero de 2016, un ‘ejército’ de ornitólogos voluntarios, en esta edición contando con la colaboración de agentes medioambientales y celadores de la Junta de Castilla y León, ha realizado un seguimiento de los dormideros de la especie. Se llevaron a cabo 110 visitas a 50 dormideros hasta que, finalmente, a la caída de la tarde del 9 de enero, 70 personas censaron, de forma simultánea, 47 de ellos, contabilizando un total de 2.706 ejemplares en 33.

El mayor número de dormideros y el de ejemplares se situó en tierras llanas. La segunda comarca donde se contabilizaron esa noche más ejemplares fue la Tierra de Pinares. Y el piedemonte y la montaña resultaron las zonas con menos milanos reales.

Aunque la cifra de 2.706 ejemplares es la más alta de los seis años del censo, desde la delegación de la Sociedad Española de Ornitología en Segovia se opta por la prudencia, advirtiendo que ese hecho denota, en primer lugar, que la cobertura del estudio es cada vez mejor. “Yo creo que estamos censando el 90 ó el 95% de los dormideros de la provincia”, estima el biólogo Esteban Casaux, quien reconoce que “es posible que se nos esté escapando alguno, pero no muchos”.

La progresiva mejora del conocimiento sobre las poblaciones de milanos reales en Segovia durante los meses de invierno ha permitido a los ornitólogos llegar a una conclusión, la de que “el número de ejemplares invernantes se está recuperando, aunque sin alcanzar la cifra de hace tres décadas”.

Varios estudios realizados en España —entre otras localizaciones, en Segovia— han demostrado la existencia de diferentes hábitos de comportamiento entre los milanos reales invernantes, en su mayoría procedentes de Alemania, y los residentes. “¿Cuáles son los ejemplares que encontramos en los dormideros?”, se pregunta a sí mismo Casaux. “Principalmente —responde— milanos reales invernantes, y un pequeño porcentaje de residentes que todavía no ha alcanzado la madurez sexual”. Al parecer, los autóctonos rehuyen acudir a estos dormideros comunales, prefiriendo pasar la noche en su nido habitual.

En opinión de Casaux, estos censos de SEO – Segovia están poniendo de relieve “la importancia de la provincia como lugar de invernada de los milanos reales europeos”. Dichos ejemplares llegan a estas tierras en octubre, pasando en Segovia los meses más fríos. Dentro de este grupo, los más adultos empiezan a regresar a sus lugares de origen a finales de enero, mientras que los juveniles permanecen bastante más tiempo, casi hasta el mes de abril. En Segovia, estos milanos reales del norte de Europa suman bastantes más efectivos que los nativos.

En cuanto a estos milanos reales autóctonos, su estado actual no resulta tan próspero como el de sus hermanos centroeuropeos y escandinavos. “Sus poblaciones —lamenta Casaux— no siguen la tendencia al alza de los foráneos”.

La comida, cerca

La mayoría de los dormideros censados en la provincia de Segovia se localizan en las proximidades de puntos donde los milanos reales encuentran alimentación, tales como muladares, granjas avícolas y de porcino o fábricas de embutidos.

Todos los dormideros censados están en árboles. El árbol más usado por la especie es el chopo, ya sea en choperas de repoblación o en bosques de ribera. Otros árboles utilizados como dormidero fueron el pino, el melojo y el fresno.

De los 47 dormideros controlados, 13 dieron resultado negativo, pese a haber estado ocupados en días inmediatamente anteriores al del censo, y un dormidero no pudo ser finalmente censado. Es decir, 33 de los 46 dormideros a estudio estuvieron activos esa noche.

Por lo que respecta al tamaño de los dormideros censados y ocupados, varió entre 3 y 374 individuos. En dos de esos dormideros se concentraron más de 300 ejemplares la noche del censo, la del pasado 9 de enero.