Mikel Urmeneta repite por segundo año como autor del cartel de Titirimundi

El fundador de Kukuxumusu ha realizado la primera creación de imagen gráfica con su nuevo proyecto empresarial Katuki Saguyaki

12

Muchos amantes de los títeres, que en Segovia somos muchos, recuerdan el personaje que ilustraba el cartel de Titirimundi en 2015¨: “una especie de centauro-gato-perro”, en palabras de su autor, el navarro Mikel Urmeneta, que repite en esta 30ª edición del Festival Internacional de Teatro de Títeres de Segovia, en este caso ya no bajo la marca de Kukuxumusu, de la que se ha desligado a pesar de ser fundador y director artístico durante 27 años, sino con un nuevo proyecto empresarial, Katuki Saguyaki, del euskera, que traducido al castellano significa “carne de gato, manjar de ratón”.

El cartel de Titirimundi 2016, que ayer se presentó en la librería Intempestivos , es un dibujo con el que Urmeneta dice querer llegar a todas las edades, “que no sea muy infantil ni tampoco con un corte muy adulto, e intentando buscar lo que yo interpreto que es el festival, llenar una ciudad monumental de esa magia, esa tradición que es el universo de las marionetas, con todo su color y toda su fantasía”.

Representa dos figuras enamoradas, según relata: “en el fondo con un concepto de amor muy amplio, intenta irradiar el buenrollismo que vive la ciudad durante el Titirimundi con dos personajes que son contrapuestos, dos figuras muy simples; el uno parece humano y el otro una especie de pulpo o cosa rara; pero dentro de sus contradiciones están unidos, enamorados y muestran, con un colorido muy fuerte, la magia de los títeres”.

En opinión de este creativo, “el cartel tiene que ser como un puñetazo, simple, con color y que tenga una lectura muy rápida de lo que anuncia”. Añade que esta su primera creación de una imagen gráfica con Katuki Saguyaki es una mezcla entre el estilo de las dos marcas en las que ha trabajado pero con un punto de autor, personal, de Mikel Urmeneta. De hecho, indica que invita a segundas lecturas, una seña de identidad que, en su opinión, tiene la misma intencionalidad que muchos personajes de títeres, marionetas o teatro de calle.

Tanto el director de Titirimundi, Julio Michel, como Urmeneta, anunciaron ayer la posibilidad, todavía en ciernes, de elaborar un vídeo en 360 grados sobre Segovia, uniendo su monumentalidad a la celebración del festival de títeres. “Sería la muestra perfecta de lo que se puede conseguir”, dijo el segundo con una producción interactiva e inmersiva de estas características.

Urmeneta ya ha llevado a cabo proyectos similares, por ejemplo hace dos años con Estopa, a través de la productora Opabinia Films.