Miguel Ángel Antona recoge en Burgos el premio Cecale de Oro

138
Los premiados, junto con los presidentes de Cecale y CEOE en Burgos. / E. a.
Publicidad

El empresario segoviano Miguel Ángel Antona recogió el jueves por la noche en Burgos el premio Cecale de Oro, en una gala en la que los premiados de cada provincia recibieron su galardón de manos del presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi.

Antona ya fue distinguido con este premio en un acto celebrado en el Parador de La Granja, por la FES, pero como es tradicional, la patronal regional Cecale prepara otra jornada en la que se reúne a todos los premiados de las nueve provincias.

En esta misma gala, en declaraciones a los periodistas, el presidente de CEOE, alertó del riesgo que supondría para las empresas una subida de impuestos, en un mundo económico global en el que «todos los factores influyen en la competitividad».

Garamendi negó que las empresas españolas estén pagando menos impuestos que las de otros países europeos. Y aseguró que lo que ocurre es que «hay menos empresas que pagan» debido a que el nivel de economía sumergida en España se estima en el 20 por ciento, frente al 13 por ciento de otros países del entorno, de ahí que haya reconocido que uno de los retos del sistema económico sea la detección de esta economía sumergida.

También explicó Garamendi que el tipo medio del Impuesto de Sociedades en España es del 25 por ciento, frente a una media del 22,5 por ciento de otros países europeos, de ahí que haya demandado una adecuación para que este impuesto no suponga un freno para la creación de nuevas compañías.

Sin embargo, lo que consideró más importante es el volumen de costes sociales que asumen las empresas españolas y que también ha considerado como carga impositiva. En este sentido, el presidente de CEOE precisó que a los 25.000 millones de euros que las empresas españolas pagan por el Impuesto de Sociedades se suman otros 90.000 millones de las cotizaciones sociales, lo que hace que la carga impositiva que soportan las empresas españolas sea un 30 por ciento superior a la media europea.

En parecidos términos se pronunció el presidente de CECALE, Santiago Aparicio, que apuntó que la «contribución total» que pagan las empresas en España es superior a la media de la OCDE y de la UE, y que supone el 47 % de los beneficios, frente a una media del 40,3 % en la OCDE y del 39,3 % en la UE.