Una de las celdas del Memorial Democrático contiene paneles informativos sobre la vida en la prisión franquista. / Nerea Llorente
Publicidad

Ahora, centro de creación, hasta no hace tanto, prisión y durante la dictadura centro de represión. En sus galerías hace frío, ese frío que cala hasta los huesos, que es vecino de toda la vida, si a estar entre rejas puede llamarse vida. Espanta imaginar estar preso entre esos muros al final de la Guerra Civil o en los terribles años cuarenta cuando la escasez, el hambre, hacía estragos en la vida cotidiana durante esos años de racionamiento, también en la de los segovianos fuera de la cárcel, que no en una ciudad libre.

Con la inauguración del Memorial Democrático de La Cárcel Segovia cumple con un deber cívico. Promovido por el Ayuntamiento, con la implicación de muchas personas, entre ellas y de forma destacada familiares de presas, de presos, de ciudadanos perseguidos por ideas, está comisariado por el historiador Santiago Vega Sombría, investigador especializado en memoria histórica.

El Ayuntamiento ha contado con el apoyo económico de la Dirección General para Memoria Histórica del Ministerio de Justicia y el Memorial está concebido como un espacio para la reflexión, el reconocimiento, el arte y la memoria a través de cuatro celdas abiertas al público.

En una de ellas se puede ver un vídeo introductorio realizado por la productora Azul Biosphera, con guión realizado por Vega y documentación de Juan Carlos García Funes, que muestra la trayectoria de La Cárcel y el contexto histórico en el que vivían las personas presas políticas allí recluidas.

En otra, paneles explicativos profundizan en la información proporcionada por el audiovisual, con contenido gráfico y escrito procedente de archivos públicos y fondos familiares y de asociaciones.

Una tercera celda es distinta a las demás, en cuanto a que muestra una interpretación artística de un poema escrito por Marcos Ana, poeta y el preso político que durante más tiempo estuvo encerrado por sus ideas contrarias al franquismo, 23 años. El joven artista oscense Gonzalo Moca rinde homenaje a su experiencia con la instalación ‘De cómo en el subsuelo de la existencia pueden las nubes echar raíces’, inspirada en el poema ‘Mi vida de Ana’.

Nombres y fotografías

La cuarta y última celda es un homenaje a las segovianas y segovianos presos durante la guerra civil y el franquismo por sus ideas políticas. Recoge con nombres y apellidos las más de 2.700 presas y presos registrados en la provincia, en el resto de España o en los campos de concentración del nazismo, acompañados de las fotografías de 54 de ellos en representación de todos los demás.

Entre esas fotografías están las de los hermanos Jesús y Manuel Serrano, a quienes el 15 de agosto de 1936 fueron a buscarles a sus casas y “les dieron el paseíllo, se les cargaron sin más”, según contaba en la inauguración su sobrina Concepción González Serrano, una anciana que reconocía que había pasado mal rato durante el actopero al mismo tiempo se mostraba contenta, “muy agradecida” por este homenaje “bonito, que me ha gustado mucho”.

La personalidad gráfica del espacio y el tratamiento de las imágenes para su mejora ha correspondido al artista plástico y diseñador Christian Hugo Martín.

Fue un momento de muchas emociones, con lágrimas o con ojos húmedos, de casi contener la respiración entre muchos de los presentes mientras la alcaldesa, el director general para la Memoria Histórica o el propio Santiago Vega Sombría hablaban desde los sentimientos y desde la conciencia y la justicia, a modo de oficiantes laicos en esta ceremonia del recuerdo.

Clara Luquero justificaba este Memorial en la necesidad de un merecido homenaje a “los olvidados, las historias que siguen faltando en la historia”.

“Una de nuestras obligaciones como responsables de las instituciones públicas es fomentar el conocimiento de nuestro pasado común, para entender dónde dieron comienzo algunos de los errores que padecemos en el presente, y dónde se quedaron las mejores semillas que podrían haber cambiado el porvenir”, afirmó la regidora en un discurso en el que también abogó por “compartir caminos borrados” porque la memoria y la historia “es de todos”.

Marcadas por la cárcel

Afirmó, además, que “las graves heridas provocadas por la falta de libertad persistirían incluso después de la dictadura, porque tal y como afirma María Salvo, presa política durante el franquismo también en la cárcel de Segovia: ‘La cárcel siempre se lleva dentro, en los sueños y en las maneras, en la forma de mirar y de comprender. No es sólo un recuerdo, es una marca con vida propia’”.

Terminó la alcaldesa, confiando en que se cumplan sus palabras, diciendo que “esta Segovia nuestra cuyos habitantes trabajan cada día por ser ejemplo de dignidad, acogida y respeto, recibe hoy la memoria como un bien, como un tesoro. Sí, porque hoy es siempre todavía, bienvenido sea este Memorial Democrático”.

Prisión Central de Mujeres

Por su parte, Fernando Martínez, director general para Memoria Histórica, además de reconocer el trabajo de las asociaciones que luchan por la memoria histórica y el protagonismo en un acto como este de los familiares de los represaliados en Segovia, hizo especial referencia a la huelga de hambre que realizaron decenas de presas en 1949 en Segovia, en la entonces Prisión Central de Mujeres. “En plena dictadura esas mujeres se plantan, con coraje, con las ideas muy claras, para dignificar su situación pero también porque siguen representando la lucha por la libertad y por una España mejor”, indicó.

Martínez afirmó que las presas políticas sufrían una doble represión, por sus ideas y por ser mujeres, con casos de violencia que hoy se definen como violencia de género.

En su opinión, “con este Memorial el Ayuntamiento de Segovia no solo no abre heridas sino que cierra las que quedan abiertas. Las víctimas de los ganadores en la Guerra tuvieron su reparación pero no las de los vencidos, que fueron estigmatizados, criminalizados y olvidados”.

Por su parte, Vega Sombría, asegura que este Memorial Democrático de La Cárcel de Segovia es un hito histórico porque por primera vez, no solo en Segovia, sino también en España, hay un espacio para la memoria de las víctimas del franquismo en la que fue una prisión franquista donde la dictadura ejerció la represión.

Al acto inaugural asistieron decenas de personas, con una representación amplia de la corporación municipal, entre ellas el concejal de IU Ángel Galindo, que defendió en una moción, aprobada por el pleno, la necesidad de un espacio de estas características.

Hubo una representación de la Comisión para la conmemoración del 80º Aniversario del Exilio Republicano, así como del ámbito cultural, académico y social de Segovia.