Medio siglo en la hostelería

Silvano Hernando Andrés, de restaurante Maracaibo, recibe este año un homenaje de la Agrupación Industrial Hosteleros Segovianos (AIHS) dentro de la Semana de Cocina

Silvano Hernando es un hombre inteligente, trabajador y con una vocación empresarial nata, que después de cincuenta años dedicado en cuerpo y alma a la hostelería en Segovia recibirá el próximo domingo el homenaje de sus colegas de la provincia dentro de la XVII Semana de Cocina Segoviana que organiza la Agrupación Industrial Hosteleros Segovianos.

Natural de Los Valles de Fuentidueña, a los setenta años el propietario del Maracaibo (Casa Silvano), con una memoria envidiable, asegura que este medio siglo transcurrido en el mundo de la hostelería “ha sido un paseo” y lo explica porque llegó a él a los 21 años y por la puerta del servicio militar, después de conocer la dureza del campo en su pueblo.

Durante años trabajó en uno de los establecimientos históricos de Segovia, ‘El Hogar’, y recuerda que “el día de San Pedro, por ejemplo, había un jaleo tremendo” y cuando algunos compañeros se quejaban o decían que estaban cansados les espetaba “¿Qué sabréis de trabajar?” porque el trabajo en la agricultura de entonces era bastante menos grata que la atención y el trato con los clientes, con las que dice “se llega a ser un poco psicólogo”.

Maravilla comprobar como Silvano cita fechas, cifras, nombres de hace treinta o cuarenta años. Pasó el tiempo y, junto a su mujer, se estableció por su cuenta en 1972, fundando el restaurante Maracaibo (hoy ampliado y con más de 500 metros cuadrados), y gracias al esfuerzo, a un extraordinario ojo para el negocio y al buen hacer de esta familia, en la que sus dos hijos están vinculados a la empresa, hoy en día es un establecimiento de referencia en la hostelería nacional.

La noche del 26, junto a otros dos empresarios de hostelería, Martín Antoranz (Restaurante Zute el Mayor) y José Luis Guijarro (Narizotas), recibirá el merecido homenaje en la cena de clausura de la Semana de Cocina Segoviana “con agradecimiento al gremio de hostelería, porque después de tanto tiempo es de agradecer”.

Una trayectoria la de este hostelero segoviano que produce envidia porque asegura que disfruta con la actividad — “no me ha costado trabajar”, explica—, “se me ha dado bien, como a todo el mundo cuando tiene ganas de trabajar”, reconoce, y con la que, además, “he recibido muchas satisfacciones”, añade.

FuenteGonzalo Ayuso 
Compartir