«Me resulta extraño que se anteponga la política al interés artístico de un país»

Ángel Corella Director artístico y coreógrafo del Corella Ballet Castilla y León

0

El coreógrafo y bailarín Angel Corella presume avalado por el éxito de dirigir una de las compañías más prestigiosas del mundo en el ámbito de la danza clásica, creada a los pies de la Sierra de Guadarrama y arropada por el apoyo del Ayuntamiento de San Ildefonso y la Junta de Castilla y León. Después de tres años de trabajo, Corella expresa su confianza en seguir contando con el respaldo de las instituciones, aunque considera “extraño” que la política se anteponga a los intereses artísticos de un país que está volviendo la vista a esta disciplina

¿Cómo nace esta compañía y cómo han trabajado durante este tiempo de andadura?

La compañía nace hace siete años por la necesidad de que España tuviera una compañía de danza clásica, tanto para los españoles que les gusta la danza clásica como para los propios bailarines que terminan su formación y quieren desempeñar su trabajo. Después de 10 años dedicado al American Ballet, decidimos crear una Fundación dedicada a recaudar fondos para crear esta compañía, cuya filosofía pretende ser internacional similar al Bolshoi, la Scala de Milán o el Royal Ballet de Londres.

Después de este tiempo y gracias a la Junta de Castilla y León conseguimos arrancar este proyecto, y en sus tres años de andadura como compañía se ha convertido en una de las más importantes del mundo, y la única en España. Hemos terminado recientemente una gira en Estados Unidos donde la crítica nos ha considerado como una de las grandes a nivel mundial. Estamos contentos pero el trabajo ha sido mucho, porque la danza clásica no está afincada en nuestro país como otras disciplinas artísticas. Si en España no existiera una orquesta sinfónica, un museo de pintura nos echaríamos las manos a la cabeza, pero si no existe una compañía de danza clásica no pasa nada.Todo gran país tiene una compañía de danza clásica y es difícil de entender cuando pides apoyo que te digan que no porque la danza clásica no interesa. Hoy parece estar resurgiendo de sus cenizas y se ve en los espectáculos que hacemos, con llenos hasta la bandera y con entradas acabadas días antes del estreno.

En estos tres años, habrá llegado un momento en que haya pensado en parar para reflexionar que es lo que hemos hecho y hacia donde tiene que ir nuestro trabajo.

Eso es algo que hacemos día a día, donde constantemente reestructuramos el trabajo de una compañía que nace y se mantiene en un tiempo de crisis. Cada día hay que tomar decisiones extremadamente importantes, desde dejar marchar a bailarines porque no tienes suficiente dinero, cómo va a ser la próxima gira, la próxima producción o si hay dinero para renovar las zapatillas de punta. Una compañía de danza clásica es siempre más costosa que una de contemporáneo, porque requiere más inversión en vestuario y escenografía mientras que el contemporáneo tiene otros requisitos menos académicos y más ambiguos; pero el clásico es más espectacular, y por ello estamos siempre revisando en que lugar y en que momento se utiliza el dinero.

Usted estaba acostumbrado a bailar y ensayar, y de repente da el paso al otro lado sin abandonar su actividad como bailarín. Supongo que ya sabrá lo que cuesta un tutú…

Ha sido un tortazo muy rápido. Cuando eres bailarín, coges la bolsa y las zapatillas y te presentas en el estudio, pero cuando eres director y coreógrafo y diriges un equipo muy grande, a veces hay que delegar, algo que a mi me cuesta muchísimo porque quiero siempre estar pendiente de todos los detalles y saber que es lo que está sucediendo. He tenido que aprender de economía, de política, y poco a poco vas haciéndote a la idea de que es un mundo distinto pero muy interesante, porque hace desarrollar tu capacidad de entendimiento y te hace ver cómo funciona una compañía de danza.

¿Te has arrepentido de haber vuelto a España y haber montado una compañía con todos los quebraderos de cabeza que ello supone? ¿Qué se te pasó por la cabeza cuando se vendieron todas las entradas para el estreno de El lago de los cisnes en Valladolid sin actuar tú? (Preguntas enviadas por Marta Pascual)

No me he arrepentido nunca, aunque si es cierto que en ocasiones he estado tentado de tirar la toalla, porque este proyecto no es para mi. Yo podría haber continuado bailando con el American Ballet, y aunque no he dejado mi carrera, porque sigo bailando con ellos, en ocasiones les tengo que decir que no porque estoy dedicado a mi compañía. Yo no necesitaría tener una compañía, lo hago porque si he conseguido un renombre a nivel internacional, lo lógico es poder compartirlo y ponerlo a funcionar de alguna forma, y por ello era necesario que alguien lo hiciera. El fruto es más que satisfactorio, porque cuando la compañía sale a bailar se me olvidan todos los problemas, y a veces incluso me olvido que tengo que salir a bailar, embobado viendo como trabajan. Si me arrepiento es por la falta de apoyo, y sobre todo por la falta de entendimiento, porque no están atacando a Angel Corella, sino a una compañía de 50 bailarines, escenógrafos, eléctricos, vestuaristas, que no se le están apoyando.

En Valladolid nos llevamos una grata sorpresa que rompió una lanza a favor de la danza clásica. En este momento, la compañía no es por y para Corella, y de hecho tiene la suficiente calidad como para representarse por si sola y que la gente llene el teatro. Nos llamaron del teatro diciendo que todo estaba vendido y nos pidieron más dias, algo que nos está sucediendo mucho y que nos permite sobrevivir pese a la crisis.

¿Es cierto que la compañía se va de La Granja? (Pregunta enviada por Blanca Berrocal)

En realidad nosotros hemos venido a La Granja porque queríamos tener nuestra sede en el Palacio de Santa Cecilia. Nos sentimos muy apoyados por la Junta de Castilla y León y no hemos tenido nunca ningún problema. Los contratos son anuales y cada año se vuelven a renegociar, y si el año que viene nos quieren seguir apoyando, perfecto, y de no ser asi, tendremos que buscar financiación en otro sitio.

Esperamos que para 2012 tener mas financiación que este año, porque hemos tenido que hacer recortes , y nos hemos visto obligados a desprendernos de bailarines por falta de presupuesto. Lo bueno que tenemos es que como la compañía ha alcanzado mucha fama, le están saliendo muchos novios, pero nosotros querremos siempre lo mejor para la compañía y para los bailarines.

En el tema político, si un partido te apoya, parece que el contrario se siente amenazado, y tenemos que tener mucho cuidado, y eso es algo que no entiendo, porque lo que están negando es la ayuda a un proyecto artístico y no político.