Mateos reitera que los alumnos de Vallelado deberán ir a Cuéllar

Un grupo de 24 escolares del colegio segoviano se solidarizó con sus compañeros de la ESO Rural y no entró en clase en la protesta de ayer por la mañana en la localidad

1

El consejero de Educación, Juan José Mateos, reiteró ayer que la localidad segoviana de Vallelado no tendrá este curso primer ciclo de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) y que los alumnos de esos dos cursos tendrán que ir al instituto a Cuéllar porque, “al igual que el resto de niños de Castilla y León, deben ir al centro que les corresponde”.

Mateos realizó estas afirmaciones durante el pleno de las Cortes Regionales en respuesta a una pregunta de la procuradora socialista Ana María Agudiez y ante la atenta mirada de un grupo de padres de esos escolares de Vallelado, que acudieron a la Cámara después de que el lunes ocuparan un aula del centro educativo de la localidad para reivindicar el mantenimiento de la ESO Rural.

El consejero recordó, según informó la agencia Ical, que siempre ha defendido que el primer ciclo de la ESO se impartirá en los colegios de Primaria en función de dos criterios, que haya al menos diez alumnos por aula y de la distancia con el centro de Secundaria de referencia. En el caso de Vallelado, señaló que “no cumple” ninguno de los dos porque hay 14 escolares de los dos cursos y en Cuéllar, que está a diez kilómetros, hay dos instituos. Además, recordó que fue la Logse, aprobada por un Gobierno socialista, la que estableció que la Secundaria se debe impartir en los institutos porque tiene más horas lectivas que la Primaria y para que sus alumnos puedan disponer de todos los especialistas.

Agudiez le respondió que estas explicaciones no “convencían” a su grupo y le pidió al consejero que cambie de opinión sobre este caso porque “la escuela rural refuerza la cultura local y contribuye a crear vida en los pueblos”. Además, aseguró que se está produciendo “un retroceso de veinte años” en la educación regional.

Por otro lado, ayer se registró de nuevo una protesta a las puertas del colegio de Vallelado protagonizada por los padres y los escolares de la ESO Rural, a los que, según explicó una de las madres del centro, “una maestra les impidió acceder al colegio”. Los padres solicitaron la presencia de la directora del centro escolar, que no compareció ante los padres, decidiendo regresar a sus casas sobre las once de la mañana.

Durante la protesta no estuvieron solos, ya que un grupo de 24 alumnos de Primaria se solidarizó con sus compañeros, reivindicando el mantenimiento de la ESO Rural. Estos escolares tampoco regresaron a sus aulas. Por su parte, la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León envió un comunicado en el que recuerda que “las autoridades educativas apelan al sentido común y a la responsabilidad de los padres y les ruega que no utilicen a los alumnos en sus reivindicaciones. Les reitera que deben acudir con sus hijos a los centros de ESO que les corresponden para dar cumplimiento a la obligación de escolarizarlos, recordándoles que la educación no es solo un derecho fundamental, sino un deber”.