Más de un centenar de personas muestran su rechazo a la Ley del Aborto

El obispo Angel Rubio se suma a la campaña de la Conferencia Episcopal y asegura que el derecho a la vida “constituye un elemento primordial de la sociedad civil”

1

Más de un centenar de personas participaron ayer en la manifestación convocada por la Asociación «Hazte oir» contra el proyecto de ley del Aborto que prepara el Gobierno, así como en defensa del derecho a la vida y en apoyo a las mujeres embarazadas.

Los manifestantes se dieron cita a las 12 del mediodía frente a la sede del Ayuntamiento de la capital, en la Plaza Mayor, donde una portavoz del colectivo dio lectura a un manifiesto en defensa de la vida en el que se exige a los poderes públicos la protección del derecho a la vida y leyes de apoyo para la adopción y la ayuda a las futuras madres.

Tras la lectura del manifiesto, los participantes en la manifestación se han dirigido hasta la plaza del Azoguejo, donde varios voluntarios han entregado a los viandantes folletos informativos sobre el aborto.

Durante la marcha, los manifestantes han coreado en varias ocasiones la frase «vida si, aborto no», y han exhibido carteles con fotografías en las que se podían ver imágenes de fetos humanos.

Teresa Fernández de Córdoba, representante de la asociación Hazte Oir en Segovia ha explicado que la manifestación de Segovia se suma a las celebradas en varias capitales españolas con ocasión de la «Semana de la Vida», que concluirá mañana con la manifestación convocada en Madrid.

Asimismo, ha señalado que la ley que pretende aprobar el Gobierno «empuja a las mujeres al aborto sin ofrecer otras alternativas, y hace posible que las menores puedan abortar sin el consentimiento de los padres, lo cual es una verdadera aberración jurídica y moral».

Por otra parte, el obispo de Segovia, Angel Rubio Castro, ha dedicado al aborto la carta pastoral remitida esta semana a los medios de comunicación, en la que califica de «aberración y crimen» la posibilidad de liberalizar la interrupción del embarazo.

El prelado segoviano asegura que el derecho a la vida «constituye un elemento primordial de la sociedad civil, y cuando una ley priva a una categoría de seres humanos de la protección que el ordenamiento civil les debe, el Estado está negando la igualdad de todos ante la ley».