Más de 2.000 proveedores, pendientes de cobrar facturas

5

De acuerdo con los datos que obran en el expediente del Juzgado, son más de 2.000 los proveedores a los que afecta el proceso concursal de Proinserga.

Su aspiración, una vez que se pone en marcha la fase de liquidación, es cobrar parte del dinero que les debe la sociedad desde el año 2007.

Para ello cuentan con el patrimonio que tiene Proinserga. El principal activo está formado por las dos fábricas de pienso de Fuentepelayo, que continúan funcionando y que producen cada año más de 160.000 toneladas.

Además, cuenta con un edificio histórico situado en la calle Almira, junto al Acueducto, formado por una iglesia en la que durante años estuvieron las oficinas y laboratorios de la sociedad. Así mismo hay una docena de granjas de porcino, tanto centros de inseminación, como de reproductoras. Algunas de ellas están activas al haber sido alquiladas a profesionales del sector, por lo que su venta también podría ser un motivo para elevar el valor de estos inmuebles y de los que los acreedores esperan obtener algún rendimiento.

El concurso voluntario ha permitido mantener abiertas la mayoría de estas instalaciones, salvo las oficinas de la calle Almira. El edificio estuvo a punto de ser alquilado por el Ayuntamiento de la capital para ubicar en este espacio las dependencias de las oficinas del CAT (Círculo de las Artes y la Tecnología), que ha tenido varios emplazamientos.

Entre los colectivos más numerosos afectados por al concurso se encuentran 300 agricultores de la cooperativa Campo Segoviano, a la que se le adeudan casi cuatro millones de euros.