Más de 150 aficionados a los ferrocarriles llegan a Segovia en un tren histórico

Un ‘Suiza’ desplazó ayer en un viaje turístico a los miembros de una asociación dedicada al mantenimiento de los viejos vehículos.

2

Un total de 152 personas pertenecientes a la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Madrid (AAFM) viajaron ayer desde la capital madrileña hasta Segovia en un tren histórico que se utilizó a mediados del siglo pasado y que ha sido restaurado recientemente.

El tren salió de la estación de Chamartín a las 9.40 horas y llegó a Segovia sobre las 12.30 horas, tras realizar una parada en la localidad serrana de Cercedilla. El vehículo realizó las maniobras de estacionamiento en la antigua estación de Segovia, donde quedó para disfrute de los numerosos curiosos que se acercaron a contemplarlo, hasta su partida por la tarde de regreso a Madrid.

El tren lleva el nombre de ‘La Suiza’ en referencia al país donde fue construido. Vehículos como éste fueron los primeros utilizados en las líneas eléctricas de Madrid, al comienzo del desarrollo tecnológico del país, según explicó Antonio García Vázquez, vocal de la Asociación AAFM. Tras éstos se implantaron los actuales modelos que realizan los servicios de cercanías.

Tras su retirada del servicio comercial ferroviario de Renfe en el año 1994, los trenes ‘suizas’ fueron empleados por la Asociación para propiciar su preservación y desde entonces alguno se ha utilizado para realizar viajes turísticos, como el de ayer.

Los viajeros pagaron diez euros para adquirir el billete, “un precio simbólico”, según palabras del portavoz de la asociación, y cuyo importe emplean para sufragar las labores de mantenimiento y conservación de los vehículos. Todos estos vehículos se conservan y mantienen en talleres de Renfe, que además es la encargada de certificar las revisiones que realizan los miembros de la asociación.

Junto a los viajes turísticos, la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Madrid promueve la difusión de todo aquello que se relacione con el mundo del ferrocarril. Así, organiza actividades como proyección de vídeos o diapositivas, organiza conferencias y presentaciones de libros, y realiza modelismo ferroviario. Igualmente favorece el intercambio de fotos y colecciones de pines, chapas o billetes entre los socios.

La misma asociación organizó el año pasado otro viaje con un tren que utilizaba una locomotora precursora de la Alta Velocidad.