Carteles anunciadores de alquiler de vivienda en la capital segoviana. / Kamarero
Publicidad

Más de 700 residentes en la provincia de Segovia reciben ayudas al alquiler, según la resolución de la convocatoria de 2018 de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente que no ha sido resuelta completamente hasta hace unas semanas, cuando han adquirido la condición de beneficiarios más de 1.400 solicitantes en toda Castilla y León que han sido ‘repescados’ por renuncias o la pérdida de derechos de otros tantos a los que inicialmente se les había notificado la concesión de una subvención.

Según la información oficial del Gobierno autonómico, el número de beneficiarios inicialmente con ayudas al alquiler en la convocatoria del año pasado en la provincia de Segovia ascendió a 717 personas, mientras que las solicitudes de otras 779 fueron desestimadas, en 741 casos porque no cumplían uno o varios requisitos; 31 fueron desestimadas porque no se completó la documentación requerida y otras siete se presentaron fuera de plazo.

Las cantidades anuales de ayuda al alquiler en la provincia de Segovia oscilan entre los 180 euros, la cuantía más baja y los 3.000 euros de la máxima, aunque la subvención media en Segovia supera los 1.500 euros al año.

La Consejería informó en mayo de que este año destinará nuevamente casi 15,3 millones de euros, en toda la Comunidad Autónoma, para ayudas al alquiler de vivienda, como así recoge la convocatoria publicada en el Boletín Oficial de Castilla y León el día 6 de ese mes.

Mantiene las novedades puestas en marcha el año pasado, como el incremento del límite máximo de ingresos hasta tres veces el Iprem y el aumento del porcentaje de subvención hasta el 50 por ciento para jóvenes y mayores de 65 años, a fin de cumplir los acuerdos del Consejo del Diálogo Social comprometidos con patronal y sindicatos.

El pasado día 7 de junio concluyó el plazo de presentación de solicitudes y el periodo subvencionable será de doce meses, de enero a diciembre de 2019.

Esta convocatoria continúa dando prioridad a los colectivos más vulnerables como son las personas y unidades familiares con ingresos inferiores al Iprem, al no requerir un mínimo de ingresos. Estas ayudas van dirigidas tanto a personas solas como a unidades de convivencia, es decir, aquel conjunto de personas que habita en una vivienda de forma habitual y permanente y con vocación de estabilidad.

Renta máxima

Este año se mantiene también el límite de renta máxima permitida para poder optar a la subvención que, dependiendo de las zonas en Castilla y León, oscila entre los 500 y 375 euros al mes, ligeramente superior al tope fijado hasta 2017 de 475 y 350 euros respectivamente.