13-1
Un momento de la reunión que tuvo lugar en la Subdelegación del Gobierno. / kamarero
Publicidad

Más de 600 personas trabajan en el dispositivo de vialidad invernal de las carreteras del Estado en Segovia, según se puso de manifiesto ayer jueves por parte de la subdelegada del Gobierno, Lirio Martín, en la reunión del equipo coordinador.
La Subdelegación del Gobierno ultimó el plan de vialidad invernal 2017-2018 para las carreteras del Estado en la provincia de Segovia, en una reunión del comité ejecutivo, que presidió la subdelegada del Gobierno, Lirio Martín.
El comité está formado por responsables de la Guardia Civil, la Comisaría de Policía, Fuerzas Armadas, la Jefatura Provincial de Tráfico, Protección Civil de la Administración General del Estado, la Unidad de Carreteras del Ministerio de Fomento, Montes de Valsaín, el Gabinete de Prensa de la Subdelegación, la empresa privada Castellana de Autopistas, la empresa estatal Tragsa, Autovía de Arlanzón y UTE Conservación A-1.
El operativo cuenta con 14 naves y 14 silos, para almacenar 11.625 toneladas de sal; 22 depósitos de salmuera con capacidad para 623.000 litros; y 11 plantas de fabricación de salmuera.
Son 82 máquinas quitanieves, entre las propias del Estado y las pertenecientes a las concesionarias de las autopistas y encargadas del mantenimiento de carreteras estatales, las que se distribuyen por los 490 kilómetros de las carreteras del Estado en la provincia.
La subdelegada incide en que «el plan tiene como objetivo dar la respuesta más rápida y eficaz posible a los problemas que pueden ocasionar las condiciones meteorológicas adversas; y, ante todo, atender de forma ágil a los ciudadanos afectados, llegado el caso». «Se trata de garantizar tanto la movilidad de las personas y mercancías, como de la propia seguridad de los ciudadanos», añade.
Agregó que «se trata de minimizar todo lo posible las incidencias que la nieve, el hielo y las bajas temperaturas puedan provocar en la calzada, reducir al mínimo los tramos con restricciones y retenciones al tráfico».

Coordinación

Además, Lirio Martín considera «fundamental la coordinación de todas las administraciones implicadas en la vialidad invernal (ayuntamientos, Diputación, Junta de Castilla y León…) e imprescindible que los ciudadanos dispongan de información completa y precisa del estado de las vías y previsiones meteorológicas antes de salir a la carretera».
De acuerdo con la información facilitada por la Subdelegación, los puntos conflictivos se encuentran en los accesos a la Sierra de Guadarrama, tanto en las proximidades de los túneles, como el alto del Caloco, y el Puerto de Los Leones. En la autovía A-1 también se considera un punto caliente la subida al Puerto de Somosierra, y la zona de Boceguillas. En la N-603 se presta especial atención al entorno de la presa de Revenga y al alto de Los Ángeles de San Rafael. La N-110 está considerada conflictiva en todo su tramo, que recorre la provincia desde el kilómetro 90 hasta el 231.

Aparcamientos de emergencia

Por lo que respecta a los aparcamientos de emergencia habilitados en las carreteras estatales para las situaciones de restricciones de tráfico, en la provincia se dispone de cerca de 60 zonas, con cerca de unas 4.000 plazas para vehículos pesados.
La carretera con más capacidad es la A-1, que puede acoger hasta 2.590 vehículos pesados: 1.500 en Boceguillas; 300 en Carabias; 200 en Santo Tomé del Puerto; o 270 en dos puntos de Castillejo de Mesleón.
Por último, desde la Subdelegación se lanzan una serie de consejos en caso de quedar atrapado por la nieve, como permanecer en el coche si el temporal le sorprende dentro del mismo; mantener el motor del vehículo encendido y la calefacción puesta, cuidando renovar cada cierto tiempo el aire; omprobar que se mantiene libre, en todo momento, la salida del tubo de escape para que el humo no penetre en el coche; o sintonizar emisoras de radio que informarán de la situación.