Los vuelos en globo se iniciaron a primera hora de la mañana, cuando la temperatura y el viento eran los más adecuados para poder disfrutar de un agradable paseo sobre la ciudad de Segovia. / Rocío Pardos
Publicidad

Una veintena de globos surcan desde ayer los cielos de la capital con motivo de la segunda edición del Festival de Aerostación de Segovia, que arrancó este viernes con el despegue desde Las Lastras. Además, a lo largo de todo el fin de semana se podrá seguir viendo numerosos globos cubriendo de vivos colores el cielo de la capital.

Tras el éxito de la pasada edición, este segundo certamen comenzó con un agradable vuelo en el que las condiciones del viento y la temperatura fueron muy favorables, pudiendo así disfrutar de viajes recreativos y de la competición de globos con participantes de diferentes puntos de España, Marruecos , República Checa o Austria.

Entre las pruebas destacan algunas como acercarse a la Catedral de Segovia o aterrizar en las dianas situadas en las inmediaciones del municipio de Zamarramala. Y deben evitar, por estar prohibido, el tráfico aéreo sobre el cuartel de Baterías.

Posteriormente, en el Centro Didáctico de la Judería se ofreció un desayuno a todos los asistentes. Además, la concejala de Turismo, Claudia de Santos, hizo hincapié en la importancia que tiene este festival en Segovia y cómo repercute directamente en el turismo de la provincia.

En este sentido, afirmó que los globos son “el balcón de las nubes”. Asimismo, quiso dejar claro que Segovia es mucho más sus grandes monumentos como el Acueducto, la Catedral o el Alcázar. Así, aseguró que, desde el aire, la riqueza de la ciudad es mucho más palpable al apreciar muchas maravillas no apreciables a simple vista. “Poder ver una ciudad desde el cielo hace que nos demos cuenta de que son libros que se leen con los pies”, comentó la concejala, queriendo dejar claro que desde las alturas se puede contemplar el mayor monumento de Segovia, que es según ella la ciudad misma, Patrimonio de la Humanidad.

En cuanto a la repercusión directa de esta actividad, se calcula que el año pasado volaron un total de 12.000 personas, esperando incrementar estos datos en un buen porcentaje. Este turismo va mucho más allá de los globos, al implicar también pernoctación y gastos en los diferentes servicios que ofrece la capital. Sin olvidar que una actividad de este tipo invita a los viajeros a visitar más cosas y no dudar en volver a elegir Segovia como destino turístico.

Por su parte, Cristian Biosca, portavoz de la empresa ‘Siempre en las nubes’ que organiza el festival, explicó que cada vez son más los turistas que optan por Segovia como destino para volar. De este modo, la provincia se ha ido dando a conocer internacionalmente por esta faceta innovadora, ya que es el único festival accesible para personas con movilidad reducida, atrayendo turistas nacionales y extranjeros.

Este auge del sector se ha visto favorecido por las excelentes condiciones metereológicas que posee la ciudad de Segovia, haciendo que sea uno de los lugares favoritos para volar en globo. Además, la cercanía del casco histórico y de los parajes de la Sierra de Guadarrama a las zonas de aterrizaje y despegue, la convierte en un destino con gran atractivo turístico.

En la actualidad, un total de siete empresas operan en la provincia, posicionándose como uno de los diez destinos del mundo para poder volar en globo. Además, todo esto se ve fomentado por la involucración de la ciudad y otras instituciones como la Junta de Castilla y León o la Diputación Provincial en las diferentes actividades, destacando el ‘Globo Solidario’ cuyos beneficios se destinarán a Cruz Roja; el taller de aerostación organizado en la Judería o el espectáculo nocturno con paramotores.

En definitiva, Segovia se posiciona en la actualidad como un destino que ofrece una combinación de patrimonio, gastronomía y, por supuesto, globos.