Una marea morada, con los colectivos feministas en cabeza, inundó las calles de Segovia. En la imagen, a su paso por la calle Antonio Machado, en el inicio de la manifestación. / kamarero
Una marea morada, con los colectivos feministas en cabeza, inundó las calles de Segovia. En la imagen, a su paso por la calle Antonio Machado, en el inicio de la manifestación. / kamarero
Publicidad

“Paramos, para cambiarlo todo”. Bajo ese lema, 11.000 personas, según los datos facilitados por la Policía Local, se han manifestado esta tarde en Segovia en el Día Internacional de la Mujer, y han mostrado su apoyo rotundo a las reivindicaciones del movimiento Asamblea 8M, que logró una respuesta masiva de la sociedad segoviana en su lucha por una igualdad real y contra la brecha salarial y la violencia de género. Después de una exitosa concentración por la mañana en la plaza de San Martín, a las siete de la tarde la plaza de José Zorrilla era un hervidero de ciudadanos, con representación de colectivos feministas, sociales, sindicatos, partidos políticos, dispuestos a reclamar medidas y políticas que aseguren una vida digna para toda la ciudadanía y el camino hacia una igualdad real entre mujeres y hombres. La manifestación, con batucada incorporada, tuvo parones simbólicos, primero en el punto de partida, frente a la Dirección Provincial de Educación, donde se demandó una educación no discriminatoria; segundo, en el centro de salud de Santo Tomás, donde se reclamó por una sanidad pública; y la Comisaría de Segovia fue el tercer punto de unión de los manifestantes, que copaban todo el paseo Conde Sepúlveda, donde se elevaron las voces contra la violencia de género. Por la avenida del Acueducto la cadena ciudadana morada llegó hasta el Azoguejo, donde se leyó manifiesto, en el que se dejó claro que “la solidaridad entre todas nosotras y nosotros es un muro infranqueable. El apoyo a tu vecina o vecino puede impedir un desahucio, un grupo de amigos puede evitar un asesinato de violencia de género o una protesta de tus compañeros puede evitar tu despido».

Una de las componentes de la Asamblea 8M de Segovia, Lucía Casado, explicó que a través de la huelga de ayer se reivindicaban cuatro ejes fundamentales en los que la discriminación por género se manifiesta, como son: el estudiantil, el consumo, el laboral y el de los “cuidados”. “Creemos que en los sectores especialmente feminizados hay que reivindicar ese papel, porque son trabajos a los que no se les da un valor social y, sobre todo en cuidados, creemos que el trabajo reproductivo está totalmente invisibilizado. Queremos que hoy paren los cuidados, para que se entienda el valor de estos y se redistribuyan en el futuro”, añadió.

En relación a si ha cambiado algo en la sociedad desde la gran movilización del 8 de marzo de 2018, Lucía Casado cree que “sobre todo, se ha conseguido una mayor unión entre las mujeres segovianas y también las de todo el Estado; hay una mayor conciencia entre la gente, a lo mejor sí que entre el Estado y las instituciones no se ha dado ese paso tan grande, como sí que ha dado el resto de la población”.

Por otro lado, las organizaciones sindicales valoran también el “éxito de participación” de las movilizaciones. CCOO y UGT señalan que unas 25.000 personas han participado en Castilla y León en las concentraciones convocadas por la mañana. “Estas protestas suponen la ratificación en las exigencias planteadas por la sociedad hace un año y que han quedado sin respuesta”, afirman en una nota de prensa, añadiendo que es “imprescindible” acometer cambio legislativos que pongan las bases para que la discriminación no sea posible y refuercen la negociación colectiva como herramienta fundamental para alcanzar ese fin”.

Y el sindicato CSIF Segovia también se ha concentrado en Segovia bajo el lema ‘Avancemos en igualdad’. Los ejes de sus reivindicaciones son: corresponsabilidad y conciliación familiar, eliminación de la brecha salarial, igualdad efectiva, tolerancia cero ante la violencia contra la mujer, prevención laboral con perspectiva de género y formación de de delegados sindicales en materia de igualdad.