La Alhóndiga acoge hasta el 10 de marzo el documental - exposición sobre María Zambrano. / NEREA LLORENTE
Publicidad

“El Ayuntamiento de Segovia consideró hace ya tres años que era necesario aglutinar, alrededor de la figura de Antonio Machado y el centenario de su llegada a la ciudad, todo ese camino que íbamos a ir recorriendo hasta este año. A eso lo llamamos Constelación Machado y a esta se sumaba otro acontecimiento importantísimo, hace también 100 años de algo que podemos ver unos días como una gesta y otros días como un gran poema lírico, que es la fundación de la Universidad Popular (…) Y alrededor de ese 1919 la ciudad se convierte en una constelación que alumbra más el porvenir que lo que estaba ocurriendo en ese momento, y en ese mundo machadiano hay una figura absolutamente esencial que es María Zambrano”.

Con estas palabras contextualizaba la concejala de Cultura, Marifé Santiago, la importancia de la figura de María Zambrano en la ciudad en la inauguración de la muestra realizada sobre su persona. Una exposición que nace de un documental de José Manuel Mouriño, en el que trata de establecer el vínculo que une la obra y el pensamiento de la filósofa y escritora con los lugares en los que estuvo exiliada durante más de 40 años. Y lo hace a través de materiales de trabajo pertenecientes a su documental ‘El método de los claros’.

En este, además de material sonoro y audiovisual exclusivo, se pueden escuchar las declaraciones de personas allegadas a María Zambrano, así como de numerosos especialistas. Se destacan las relaciones que la autora mantuvo con los poetas José Miguel Ullán y José Ángel Valente, y con Víctor Erice, cuya película ‘El espíritu de la colmena’, y sus paisajes castellanos, conmovieron a Zambrano cuando la vio años antes de volver a España.

“Me gustaría que disfrutéis del proyecto”, dijo Mouriño en la presentación de la exposición, basada en su propio documental, que él definió como “una especie de sondeo de la escritura de María Zambrano con los lugares en los que vivió y en especial su estancia en La Pièce, porque de La Pièce se derivaron una serie de argumentos sobre los que hemos ido tirando del hilo, como la relación epistolar que se produjo entre María Zambrano y Víctor Erice que a mí, en cierta medida, me permite tomar como matriz para ilustrar qué fue ese exilio de María Zambrano”.

“Ni esta instalación ni el documental son un reportaje al uso —añadió Mouriño—, porque una vez que adoptas como objeto de estudio la obra de María Zambrano, hacer una narración solo biográfica de lo que le ocurrió no dice mucho de la hondura y de la importancia de la aportación de esta pensadora”.

Y es que, aseguró el comisario de la muestra, “una figura como la de Zambrano y esta forma de tratarla se deriva de su propia escritura y de su propio pensamiento, es decir, ella pide una relación con las ideas y también con las imágenes que tiene una profundidad distinta de la que se puede ofrecer con un simple reportaje”.

La exposición ‘María Zambrano y el método de los claros. Cuaderno de notas para un ensayo en imágenes’ puede visitarse en La Alhóndiga hasta el próximo 10 de marzo, con entrada libre.