María Luz Rincón, Rosa Contreras y Marcel Gham, durante la presentación de la campaña 2019. / KAMARERO
Publicidad

En Manos Unidas no se jubila nadie. Con este espíritu trabajan cada día los ocho voluntarios que tiene la delegación de Segovia —en las actividades concretas son muchos más—, con Rosa Contreras al frente. Pero siempre hay mucho trabajo que hacer y se necesitan más manos, por eso hizo un llamamiento esta mañana a la sociedad segoviana para que se involucre en la oenegé dependiente de la Iglesia Católica, enfocada a la ayuda, promoción y desarrollo de los países menos favorecidos.

Además, este año se celebra el 60 aniversario de la creación de Manos Unidas y lo hace con una campaña enfocada en la mujer, bajo el lema ‘Creemos en la igualdad y en la dignidad de las personas’.

Desde la delegación de Segovia se han elegido cinco proyectos con los que colaborar este año: mejora a la asistencia sanitaria para las mujeres de Etiopía; mejora del acceso a la Educación Primaria en Benín; promoción del acceso a la asistencia sanitaria en el medio rural en India; acompañamiento a procesos comunitarios para el desarrollo sostenible en Perú; y acceso a la Educación Primaria en Togo. El objetivo es recaudar 167.500 euros para cumplir con estos objetivos, y para ello se desarrollarán diversas actividades.

Así, según explicó María Luz Rincón, tesorera de Manos Unidas Segovia, la campaña comenzará este jueves con una misa en San Millán, a las 20.00 horas; y el viernes se desarrollará el tradicional ‘Bocata solidario’ en el campus María Zambrano. Ya el 28 de febrero habrá una merienda solidaria; y en el mes de marzo hay previsto un concierto solidario con el fin fundamental de captar socios.

En los distintos arciprestazgos se han definido ya también algunas acciones, como la vigilia de oración y sopas de ajo de este sábado en Ayllón; el festival que celebrará Cuéllar el día 16; la comida solidaria del sábado 23 en Navas de Oro; o la marcha entre Ciruelos de Coca y Santiuste del 23 de marzo, entre otras muchas.

BALANCE DE 2018 El pasado año se recaudaron unos 152.000 euros entre Segovia capital y los distintos arciprestazgos, a los que hay que sumar los 60.000 euros más o menos procedentes de los socios domiciliados, explicó Rincón, por lo que se espera conseguir este año el dinero necesario para realizar los cinco proyectos elegidos.

Entre las actividades que más recaudaron, destaca el ‘Bocata solidario’ —que se lleva a cabo gracias a la colaboración de los voluntarios, de los bares y las empresas suministradoras y de la UVa—, que consiguió unos 6.000 euros; y entre los arciprestazgos, el de Cuéllar destacó al lograr unos 33.000 euros. Además, en 2018 hubo una importante donación a través de una herencia.

LOS PROYECTOS DE 2019

– Etiopía: Mejora del acceso a la asistencia sanitaria de mujeres durante el embarazo y el postparto. El importe de este proyecto, dirigido por la Fundación Pablo Horstmann, es de 98.688 euros. Hay 1.200 beneficiarios directos y 79.808 indirectos. El proyecto se llevará a cabo en Meki (región de Oromia), donde los servicios públicos de salud carecen de médicos y el hospital más cercano está a 78 kilómetros de distancia, con una cartera de servicios muy limitada. Esta situación afecta de manera especial a mujeres y niños.

– Benín: Mejora del acceso a la Educación Primaria en Toviklin.
Este proyecto está dirigido por el padre Daniel Ave Sedegnan y requiere 30.488 euros. Tendrá 105 beneficiarios directos y 525 indirectos. La importancia de apoyarlo radica en que Benín es uno de los países menos desarrollados del mundo y la mayoría de la población vive en pequeños poblados con estructuras escolares muy precarias y tienen una baja tasa de escolarización, debido a la pronta incorporación al trabajo de los niños.


– India: Promoción del acceso a la atención sanitaria en las zonas rurales. Las Franciscanas Clarisas dirigen este proyecto que necesita 36.254 euros. Tendrá 15.840 beneficiarios directos y 79.200 indirectos, que habitan en las colinas, en pequeños poblados en medio de la selva, allí donde encuentran un poco de agua. Los servicios de salud se concentran en los pueblos importantes que no son accesibles para los tribales.


– Perú: Acompañamiento a procesos comunitarios para el desarrollo sostenible. Promueve este proyecto el Centro para el Desarrollo de los Pueblos, que necesita 40.355 euros. Beneficiará a 1.780 personas de manera directa y a 2.150 indirectamente, familias quechua pobres que tienen como principal actividad económica la pequeña agricultura con escasa cantidad de terrenos y limitado acceso a servicios públicos de calidad.

– Togo: Acceso a la Educación Primaria en Djempil. Dirigido por los Misioneros del Verbo Divino, este proyecto, que beneficiará a 392 personas, necesita 61.734 euros. En esta zona, las familias son en muchos casos polígamas y muy ancladas en sus tradiciones. La mujer no es tomada en cuenta en la comunidad y la tasa de analfabetismo entre las mujeres es muy elevada.